¿Queremos juicio contra expresidentes?; pues hay que actuar ¡YA!

¿EN VERDAD QUEREMOS ENJUICIAR A LOS EX PRESIDENTES?

Últimamente han aumentado las voces que critican la decisión de Andrés Manuel López Obrador de someter a consulta el someter a consulta el juicio a los ex presidentes, con el argumento de que la ley no debe someterse a la voluntad popular.

Parece que se nos escapa que someter a juicio a los ex presidentes es más, mucho más que una cuestión puramente jurídica, sino también política y de consciencia social, pues de inicio determinar la comisión de un delito concreto que quepa dentro de la definición de traición a la patria para esos personajes será sumamente difícil, sin el apoyo popular y la exigencia de la soberanía declarada constitucionalmente sería prácticamente imposible.

Claro que hay casos muy evidentes, como el de “Rápido y Furioso” con Felipe Calderón donde permitió interferencia de una potencia extranjera en nuestro territorio, pero como dicen los abogados: “no importa lo que sabemos, sino lo que podemos probar”.
El presidente ha insistido en que la primera opción debe ser la recolección de firmas, originada y realizada por el pueblo. ¿Cuántas veces le hemos coreado al presidente la frase “no estás solo”? y sin embargo estamos reacios a cuando menos intentar conseguir el par de millones de firmas necesarias.

Mucha gente insiste en que hay que llevar el apoyo que se ve en redes al mundo real, pero seguimos esperando que otro tome la iniciativa ¿por qué no salir cada uno de nosotros y buscamos cinco, diez, veinte firmas?

Ya hemos dicho en varias ocasiones que la democracia no es solamente ir a votar, es una forma de vida participativa, un derecho y una obligación, y también hemos mencionado que esta cuarta transformación no se hará sola, ni es responsabilidad de un solo hombre. Nos jactamos de estar informados y politizados, de ser combativos, pero seguimos todos (y con pena me incluyo) esperando a una figura paterna que nos guíe, que nos diga qué hacer.

López Obrador nos ha dejado de tratar como menores de edad, al contrario de lo que hacían anteriores gobiernos, pero somos nosotros quienes tenemos que tomarle la palabra y comportarnos como adultos, como mayores de edad, como verdaderos ciudadanos.

Sí, la ley no se negocia ni se somete a consulta, y nunca se dijo que no será así, lo que este gobierno nos está pidiendo es que le ORDENEMOS iniciar las investigaciones, las demandas. Exigíamos que se nos tomara en cuenta, pues ahora eso está sucediendo.

Dejemos ya de hacer corajes con las mentiras del cara dura de Felipe Calderón, ¡mejor ACTUEMOS ya!