Al grito de “el agua no se vende, se ama y se defiende” y “no es sequía, es saqueo”, integrantes del Concejo Indígena Autónomo de Santiago Mexquititlán de Querétaro manifestaron su completo rechazo a la privatización del agua emprendida por autoridades y Congreso local, porque, dijeron, “luchamos por la vida, y la vida es el agua, el territorio, la milpa”.

En representación de los pueblos originarios, Samir Flores Soberanes, Isabel Valencia Hernández, Ezequiel Félix Román, Misael Marcial Díaz y Joaquina Paulino advirtieron, en una conferencia de prensa sostenida en la Casa de los Pueblos y Comunidades Indígenas, que interpondrán acciones legales, pero también prevén un gran movimiento de resistencia civil.

“Haremos acciones legales, marchas, mítines todo lo que sea necesario para echar abajo esa ley que se acaba de aprobar, y hacemos responsable a las autoridades si a algún compañero le sucede algo” con motivo de la lucha que emprenderán, aseguraron.

Valencia Hernández señaló que la legislación es, en realidad, un instrumento de “despojo del agua” que atenta contra los pueblos originarios, por lo que “hacemos esta denuncia pública a los tres a niveles de gobierno y al gobernador de Querétaro”, el panista Mauricio Kuri, quien “maquilla este despojo, diciendo que es para el bien de los pueblos, pero lo que vienen es a matarnos. Estos malos gobiernos, no nos importan de qué color sean, porque todos se valen de la corrupción y manipulación”.

Y es por ello que, dijo, “les decimos que mienten, y siempre han mentido, y que no les vamos a dejar nuestra agua. Los pueblos originarios no nos vamos a dejar”, pues “estamos conscientes que privatizar el agua es sinónimo de que haya dueño, y nos quedaremos sin agua”, pues pretenden “no dejarnos ir al pozo, van a hacer lo que ellos quieran”, pero manifestó que están dispuestos a dar la lucha.

Lo anterior es consecuencia de que, hace unos días, la mayoría panista en el congreso local determinó privatizar el cobro de la distribución, el drenaje y la obra pública, renunciando con ello a la obligación de proteger el derecho humano del acceso al agua.

Así, los representantes de los pueblos indígenas convocaron a un “plan de acción de la red en defensa del agua y la vida, integrada por pueblos, barrios y sociedad organizada, como una respuesta al actuar de la clase burguesa empresarial y política capitalista”, por lo que se impulsarán volanteos, foros y se difundirá información por diversas vías sobre “las consecuencias de la Ley de Aguas de Querétaro y sobre la crisis del líquido”.

Al convocar a un foro a realizarse este próximo 28 de mayo, en la Universidad Autónoma de Querétaro, campus Amealco, advirtieron que la regulación está hecha a medida de los empresarios y dijeron que “no es posible que los industriales nos digan que lo que quieren hacer es por el bien de los pueblos. Nosotros no cedemos, no claudicaremos”.