Sindicato Mexicano De Electricistas

Pruebas rápidas no funcionan; sin embargo en México, algunos insisten en aplicarlas

Tras cientos de declaraciones a favor de la efectividad de pruebas rápidas en México.
La Organización Mundial de la Salud ha fijado su postura, en donde aseguró que en nuestro país hubo un movimiento que trató de promocionar dichas pruebas, a pesar de que se había informado con anterioridad, que dichas pruebas son inútiles.

“Las únicas pruebas validadas para el diagnostico del nuevo coronavirus son las pruebas moleculares, y desde un inicio este país las implementó en el INDRE de México. Capacitó a los laboratorios estatales y en total se han capacitado un número de 92 laboratorios en el país. 92 es enorme, no creo que haya antecedentes en la región”, refirió el Asesor internacional en emergencias en salud, Jean-Marc Gabastou. Gabastou explicó que la capacitación para la implementación de pruebas moleculares incluye a los los laboratorios del IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena, Semar y 35 laboratorios privados.

“Lo que ha sucedido es que hubo un movimiento para la promoción de pruebas que se llaman erróneamente pruebas rápidas que lamentablemente no tienen la sensibilidad suficiente”, agregó el asesor de la ONU.

En México, algunos gobernadores, como el de Jalisco, Enrique Alfaro, se aferraron en la utilización de las famosas pruebas, además del mandatario federal, hubo una campaña tanto en medios nacionales y políticos de la oposición, tratando de forzar al gobierno de López Obrador de utilizarlas. A pesar que la OMS ha señalado la poca efectividad de dichas pruebas rápidas, hasta la fecha insisten en su uso.

Subregistro de casos positivos se debe a baja notificación de resultados.

Esta se debe principalmente, a un problema estructural por la baja notificación en las plataformas de vigilancia epidemiológica, a cargo de los gobiernos estatales; y la baja notificación de los laboratorios privados sobre los resultados de las pruebas que éstos realizan.

Jean-Marc Gabastou recalcó que en México se han realizado las pruebas necesarias para tener certeza en los números, mismos que se basan en el Sistema Centinela de vigilancia epidemiológica. Se han estudiado a 67 mil 635 personas.

“El problema principal es que no se han notificado correctamente todas las pruebas realizadas, lo que, estadísticamente influye en el alza de la taza de letalidad presentada, algo que también se va a corregir con el tiempo al aumentar la capacidad no solo de diagnóstico, sino de notificación de los casos a través del sistema de vigilancia y la vigilancia universal en las instituciones que reciben y atienden casos de coronavirus”, finalizó el especialista de la ONU.

Con información de El Soberano