Durante la presentación del plan de justicia para el pueblo mayo, en Etchojoa, Sonora, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió con un duro reclamo a quienes critican el convenio firmado con Cuba para la contratación de médicos especialistas que atiendan a las zonas marginadas de nuestro país..

Y es que, debido a las políticas privatizadoras y a la profunda corrupción que imperó durante las últimas décadas, se boicoteó la generación de nuevos profesionales de la salud, disminuyendo la cantidad de aspirantes que las universidades públicas podían aceptar, con el fin de que solamente los privilegiados que podían pagar una universidad privada lograran titularse como médicos.

Pero también se simuló la construcción de hospitales y clínicas, dejando a los habitantes de las zonas marginadas en el desamparo, sin posibilidades de acceder a servicios de salud, todo enmarcado en una política irresponsable de renuncia a las obligaciones del Estado.

“Estos irresponsables, corruptos, nos dejaron sin médicos, no tenemos en México los médicos que necesita nuestro pueblo porque querían privatizar la educación en las escuelas de medicina, se rechazaba a los jóvenes con la mentira de que no pasaban, y no era eso, es que no había cupo porque las universidades públicas no tenían presupuesto suficiente”, dijo el mandatario.

“Y el resultado es que ahora no tenemos los médicos que se necesitan y mucho menos los especialistas, porque un pediatra quiere estar en la ciudad porque quiere que sus hijos vayan a buenas escuelas y tiene ese derecho, y no quieren venir a trabajar a Etchojoa: un cardiólogo no quiere venir a trabajar a Etchojoa”, continuó.

“Entonces, ya una vez que contratemos a todos los médicos, que sabemos que hacen falta, Vamos a contratar a 500 especialistas médicos cubanos y eso tiene a los conservadores muy enojados: pues saben… que se vayan al carajo porque primero es la salud del pueblo”, concluyó.