Gasolina barata en México: ¡AMLO cumple su promesa!

El avance de la 4ª Transformación en menos de 2 años ha reportado cambios sustanciales en un buen número de rubros como entre otros los aspectos sociales, económicos, de salud, educación y desarrollo de infraestructura.

Las promesas que hizo el presidente en su toma de posesión se han ido cumpliendo una a una y a estas alturas están cumplidos 95 de 100 compromisos adquiridos por él al entrar al gobierno.

Entre todas las promesas que hizo el presidente al inicio de su administración, fue la de lograr que bajara el precio de los combustibles.

Durante 2019 el precio de los combustibles disminuyó como respuesta a la caída de los precios internacionales y a la decisión del gobierno mexicano, que prefirió trasladar el beneficio a los consumidores en lugar de aprovechar la situación para recaudar más impuestos en la venta de estos insumos.

Sin embargo, hasta hoy no habíamos percibido una disminución sensible en virtud de que los precios internacionales del petróleo se recuperaron, y no había una razón aparente para que bajaran los combustibles en el mercado interno.

La semana pasada se presentó un análisis en el que Petróleos Mexicanos informó que la gasolina y el diésel habían disminuido su precio en un promedio de 80 centavos por litro, lo que es equivalente a una baja de 5% sobre los precios que se registraban en marzo de este año.

El reporte de PEMEX también señala que por primera vez esta caída en los precios de los combustibles dentro del mercado interno de México, se debe al incremento de la producción de combustibles en las refinerías que se han venido restaurando durante la 4ª Transformación.

El aumento en la producción de combustibles por parte de las 6 refinerías que aún se encuentran en proceso de restauración ha sido del 30%, y como dijimos, la correlación entre el incremento de la oferta y el valor de la demanda, permitió esta disminución en el precio.

El programa de rescate de las refinerías está comenzando a dar frutos que ya empezamos a cosechar los consumidores, gracias a la política energética del gobierno federal.

En la medida en que las refinerías continúen incrementando su capacidad de producción, y ésta presente una mayor oferta en el mercado nacional, los precios de los combustibles continuarán disminuyendo y adicionalmente, México podrá ir sustituyendo la importación que actualmente hace de combustibles, por los que se produzcan en nuestras propias refinerías.

Por fortuna para nuestra seguridad nacional, esto ya comenzó a suceder y dentro de unos 2 o 3 años, cuando las refinerías puedan producir al 100%  de su capacidad y la planta de Dos Bocas arranque, no solamente nuestro país será autosuficiente en la producción de combustibles, sino que los precios de estos productos en el mercado nacional van a disminuir sensiblemente, ayudando a que la inflación se controle aún más.

Lo sorprendente para quienes hemos vivido desde muy pequeños en un sistema neoliberal acostumbrado a engañarnos para poder robarnos, es que ahora estemos viviendo en un país en el que las promesas del gobierno se cumplen y los gobernantes respetan su palabra.

Como dijo el filósofo Confucio: “Sin respeto, no hay forma de distinguir a los hombres de las bestias”.