¿Para qué nos han servido las instituciones “autónomas del PRIAN?

En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

Hace unos años, AMLO dijo una frase que ha sido repetida constantemente como parte de la guerra sucia contra él mismo.

“Al diablo con SUS instituciones”

Lo que nunca entendieron los “ingenuos” es que no dijo al diablo con LAS instituciones sino al diablo con SUS instituciones.

Estoy convencido que todos hubiéramos dicho lo mismo al ver cómo las instituciones no eran del país como debieran. Eran más bien para aplastar la voluntad de los mexicanos y a los adversarios del PRI-PAN y sus cómplices, quienes además de utilizarlas como herramienta de intimidación, también se sirvieron de ellas para desviar recursos y pagar campañas políticas.

La expresión legítima de cualquier persona harta de ver pisoteados sus derechos, le permite expresar el sentir ante la euforia y la mismísima impotencia.

Y es que la institucionalidad democrática del país siempre se movió bajo órdenes, y su autonomía era una real y verdadera farsa.

Tal es el caso de la poder judicial que era intimidado y amenazado, para cumplir los deseos y órdenes de quien estaba en el poder ejecutivo.

Por ejemplo el caso de la guardería ABC y el caso de Florence Canssez que por órdenes de Felipe Calderón, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), tuvo que exonerar a los culpables.

Otro caso es el del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que tuvo que traicionar su inmensa responsabilidad de garantizar la certeza jurídica del proceso electoral, por obedecer las órdenes del ejecutivo y no juzgar a quienes cometían delitos electorales para poder perpetuarse y solo pasarse el mando entre cómplices (PRI-PAN)

El Artículo 99 de la Constitución establece que el TEPJF es la máxima autoridad jurisdiccional en la materia y sus sentencias tienen carácter definitivo e inatacable.

Tener a un TEPJF que obedece órdenes de “alguien” y comete arbitrariedades, nos coloca ante el mundo mucho peor que Venezuela.
Tener un TEPJF PRI-PANISTA, nos da vergüenza, náuseas, repulsión y tristeza ante el mundo.

La honorabilidad, imparcialidad e independencia de los magistrados del TEPJF debería estar fuera de toda duda. Pero en México NO.
Por ejemplo cuatro de los siete magistrados que ordenaron la inclusión del Bronco en la boleta electoral demostraron que SI son corrompibles.

Felipe Alfredo Fuentes Barrera, José Luis Vargas Valdez, Mónica Aralí Soto Fregoso e Indalfer Infante Gonzales, causaron vergüenza e indignación en millones de mexicanos

Y digo “millones” porque también los más destacados especialistas en derecho constitucional y electoral, también alzaron la voz, junto con los medios de comunicación, se nos unieron en contra estos cuatro desvergonzados.

Hasta el Anti-AMLO Ciro Gomez Leyva dijo:

¿Y luego nos preguntamos porque somos el hazme reír del mundo? México tiene un nuevo récord mundial en corrupción.

México ha ganado mundialmente en hechos de corrupción e impunidad.

Ahora que se está destapando toda la cloaca, no queremos seguir viendo a esos delincuentes libres.
Las nuevas instituciones gubernamentales tienen la obligación de demostrarnos que no son más de lo mismo. Queremos ver a esos transgresores de la ley, en la cárcel.

Estos desvergonzados y perversos favorecieron intereses políticos inconfesables, en lugar de garantizar la certeza legal de las elecciones, del país y de las instituciones de gobierno.

Hasta el más ingenuo puede darse cuenta que es parte de una estratagema presidencial para siempre salirse con las suyas, saquear el país a su antojo, vender los activos de la nación y perpetuarse en el poder.

El PRI, el PAN y sus patrones han abusado impunemente del Poder Ejecutivo para erosionar y corromper instituciones democráticas y procesos electorales. Han manipulado instituciones como la PGR, la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales, PEMEX, CFE y diversas secretarías de Estado.

Los ataques contra AMLO y las izquierdas desde que estaba Vicente Fox en el poder, el mismo Tribunal Electoral resolvía que se actuaba de manera ILEGAL.
Pero los casos quedaban impunes. Los operadores del atraco y los autores intelectuales nunca recibieron castigo porque en Mexico no pasaba nada. Y aún no pasa NADA.

Si recuerdan las elecciones estatales de Coahuila, los magistrados desestimaron que el INE reportó un rebase del tope de campaña de casi el 10% del candidato del PRI.

En el Estado de México el TEPJF hizo caso omiso de las múltiples irregularidades de compra de voto y personas obligadas a votar por el PRI bajo amenazas, tan solo para que el candidato de EPN y su partido, salieran triunfantes.

El TEPJF le dio la victoria a los candidatos del PRI en Coahuila y el Estado de México.

El tribunal también desaprobó la propuesta del INE “Cancha Pareja” que proponía no permitir los fraudes del PRI con la compra de votos con tarjetas tipo Monex o “monederos rosas” en los procesos electorales.

El Tribunal Electoral no hace política”, declaró el magistrado Fuentes Barrera en la conferencia de prensa en la que intentó justificar su desvergüenza.
Y en efecto, quedó claro que no hacen política, sólo cumplen órdenes del ejecutivo y sus aliados.

Un estudio realizado en 2017 por el Pew Research Center en 38 naciones. Sólo 6% de los ciudadanos mexicanos se sienten satisfechos con los tribunales, el 1% no sabe y el 93% no confía en su funcionamiento.

¿En qué mundo vivimos? ¿Queremos seguir así? YO NO

Tenemos señalamientos fuertes, tenemos nombres de los delincuentes de alto poder. Y no queremos que éste, sea un sexenio más donde NO PASA NADA.

Eli González

Profesionista, Empresario, Conferencista y Columnista