Nueva Zelanda dice adiós al PIB; para concentrarse en el Bienestar de la población

En una nota del medio El Econonomisa.es; se dio a conocer que Nueva Zelanda dejaría de utilizar al PIB (Producto Interno Bruto) como indicador del tamaño y del estado de salud de la economía del país.

Cabe señalar que este modelo de Bienestar es utilizado por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y lo llamó es “Bienestar a la mexicana”

“Esto es bienestar a la mexicana. No tiene nada que ver con el liberalismo”, arrancó López Obrador su explicación, aferrado a tres puntales -la rapidez, la honestidad, y la justicia- para que este “nuevo modelo” basado en el “consumo popular” funcione.

El Presidente López Obrador, habló de Nueva Zelanda en la mañanera y señaló:

“Ya hay un país en Europa que dice que van a cambiar los parámetros y que quieren hacer a un lado lo del famoso Producto Interno Bruto, el PIB, para medir y que van a agregar al crecimiento económico, el bienestar incluso la felicidad de la gente; en eso andamos nosotros, ese es nuestro modelo alternativo, estamos aplicando un modelo propio”.

Nueva Zelanda deja el PIB

La primera ministra, Jacinda Arden, en un encuentro con empresarios en Auckland dijo:

“Si bien el crecimiento económico es importante, y es algo que seguiremos buscando, por sí mismo no garantiza las mejoras de los estándares de vida de los neozelandeses”

El año pasado, se dijo que este nuevo presupuesto -basado en el bienestar social-  anunciado por la Primer Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en el Foro Económico Mundial de Davos en el mes enero y busca poner en el foco de la atención a la indigencia, la pobreza infantil, la violencia doméstica, la salud mental y los maoríes y los indígenas del Pacífico, entre otros.

Ardern defendió cambiar el enfoque tradicional del presupuesto basado en un análisis de coste beneficio “cortoplacista” y centrarlo “en áreas en las que las pruebas muestran que tenemos grandes oportunidades para mejorar el bienestar de los neozelandeses”.

Las prioridades de este nuevo modelo de Bienestar,  se utilizó una herramienta del Ministerio de Finanzas llamada “Marco de los estándares de vida”, basada en parámetros como la identidad cultural, el medio ambiente, la vivienda, los ingresos, el consumo y las conexiones sociales.

La iniciativa neozelandesa sigue a la de Bután, que en 2008 introdujo el índice de felicidad nacional para guiar la política de su gobierno, y a declaraciones como las del ex primer ministro británico David Cameron o del expresidente francés Nicolás Sarkozy, que en su momento abogaron por priorizar como criterio el bienestar frente al PIB.

Sin embargo, este nuevo modelo ha recibido críticas de la oposición conservadora.

El expresidente del Banco Central de Nueva Zelanda y profesor de Economía de la Universidad Victoria, Arthur Grimes, dijo que “la propuesta gubernamental plantea dudas debido a la falta de metas claras y de mecanismos para evaluar sus resultados y por dar por descontado que la mejora de ciertos aspectos llevará a la gente a pensar que también mejora su bienestar”.

Lo que queda claro es que pese a un fuerte crecimiento económico, este país se queja de resultados desiguales en los índices de Bienestar para su población y, por ello, deja el PIB.

Con información de Radio Fórmula y El Economista.Es