Nos alcanzó el tiempo

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter. @DiegoILopez

Diversos gobernadores de oposición exigieron la renuncia del subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, quien se ha encargado de ser el vocero del gobierno federal para enfrentar la pandemia provocada por el Covid-19. El pasado jueves López Gatell atravesó un momento de tensión con algunos gobernadores, durante una videoconferencia.

El tema central es que México ocupa el tercer lugar mundial en víctimas mortales del Sars-Cov2 con cerca de 50 mil defunciones ¿Pero qué hay de fondo?. Sería un análisis muy corto el enfocarnos únicamente en la estrategia del gobierno federal y de los 32 gobernadores. Las causas vienen de tiempo atrás.

Nos alcanzó el tiempo y se derrumbaron décadas de un precario e insuficiente sistema de salud pública. Trámites burocráticos tardados, una población cercana a los 130 millones, la creciente cadena de enfermedades de los mexicanos como la diabetes, el cáncer, la hipertensión, entre otras y la poca inversión en la red hospitalaria han terminado por colapsar en los tiempos del Covid-19.

Fue exhibida la sociedad por completo, el sistema político y económico mexicano. Fue un duro golpe que nos demuestra la carencia educativa y cultural de una población que está acostumbrada a la simulación, la corrupción e impunidad. El Covid-19 derrumbó décadas de un sistema de gobierno obsoleto y exibhió al Estado mexicano.

Nos están matando décadas de saqueo, nepotismo y de corrupción, el Estado mexicano fue rebasado desde hace tiempo por los problemas que demanda la sociedad: mejores condiciones laborales, bienestar social, salud y educación de calidad, seguridad pública, una mejor distribución de la riqueza nacional. Nos está matando el modelo económico neoliberal que abrió más la brecha entre las clases sociales y concentró el gran capital en pocas manos.

Está pasando factura el robo de la clase política, el desvío de recursos destinados al sector salud, la poca atención de la autoridades a los sectores sociales más vulnerables. La deficiente calidad educativa, la manipulación de los medios de comunicación y la poca credibilidad histórica en los gobernantes ha traído como consecuencia la ruptura social, política, cultural y económica del país que se viene acumulando a través del tiempo, con el pasar de los sexenios y el desfilar de los presidentes.

Nos está matando la indiferencia de la sociedad, los comentarios clasistas, el desprecio por las clases populares, la poca empatía por aquellos que han sido desfavorecidos durante varias generaciones. No está matando la poca credibilidad en nuestros médicos, en nuestras enfermeras y en todos los que trabajan día y noche para abatir al Covid-19.

El gobierno del presidente López Obrador tiene una tarea titánica, debe revertir las cuestiones culturales de la propia idiosincrasia mexicana. Restaurar las instituciones que fueron despedazadas casi hasta ser destruidas. El Covid-19 es quizás el obstáculo más importante del sexenio y dictará el rumbo de la 4T. La creación del INSABI puede ser un precedente para revertir el endeble sistema de salud pública, el coronavirus coincidió con su creación; ahora es el momento de “domar a la pandemia” y resarcir al México ultrajado.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea