No hay partido de Estado; quien mezcle filiación debe renunciar: AMLO

EL CONGRESO NACIONAL DE #MORENAVA
Por: @bejerano_adrian
A la Militancia de Morena, suya es la Palabra
A partir del 10 de octubre Morena inicio un largo proceso que culminará con la elección de la dirigencia nacional los días 23 y 24 de Noviembre. Una nueva dirigencia para un nuevo país, el de la Cuarta Transformación.
La primera semana se realizaron 92 de las 122 asambleas distritales en 16 estados, siete fueron suspendidas por agresiones de personas ajenas a Morena y 14 por diferencias internas de la militancia. En la jornada electiva del día 20 de octubre se reportan irregularidades y cancelaciones en Veracruz, Puebla, Morelos, Tlaxcala, Guerrero y la Ciudad de México en las Alcaldías de Gustavo A Madero, Iztacalco y Azcapotzalco.

En unos días se han incrementado las voces para generar inestabilidad, incertidumbre y dinamitar el proceso, incluso para su posposición. No extraña que haya medios y poderes fácticos interesados en descarrilarlo. Lamentable que también desde el interior del partido, incluso aspirantes a dirigentes nacionales y desde el mismo Comité Ejecutivo Nacional, contribuyen en el afán de descomponer el proceso.
Legalmente existen los fundamentos para llevar a cabo el Congreso. Hay inquietudes e inconformidades sobre la inelegibilidad de candidatos a los diferentes órganos ejecutivos, también sobre el padrón del partido. A éstas deberán dar respuesta inmediata los órganos responsables de conducir la elección para el cumplimiento estricto del Estatuto y para que los militantes ejerzan plenamente sus derechos.
Políticamente es impostergable el Congreso, significaría la incapacidad organizativa para renovar la dirigencia y un fracaso para cumplir las expectativas que el país depositó en el partido. Posponer el Congreso alargara el debate interno por los cargos y Morena seguiría viéndose el ombligo en vez de hacerse presente en la lucha contra la corrupción, la defensa de los derechos humanos, el aborto, el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya, la Suprema Corte de Justicia y los derechos de los Pueblos originarios, por sólo mencionar algunos de los temas de la agenda nacional, en los cuales han dejado al Presidente solo. Sobre estos temas y otros deben ser los posicionamientos de los candidatos. Lo más importante no es quienes lleguen a los cargos sino que el proceso se lleve a cabo de manera legal y política impecable.

Bien lo subraya Enrique Dussel, en “Maquinaria electoral o escuela de política”: “Una elección de representantes es una acción necesaria en la democracia, pero no suficiente”. “En el caso de un partido político que intenta inaugurar un nuevo ejercicio del poder, contra la corrupción hecha tradición, que procura que los principios éticos definan las exigencias normativas de la acción política, se necesita un nuevo tipo de político que sea honesto, moralmente coherente con una ideología innovadora que sea consecuente con el noble oficio de la política y no de una política como una profesión que intenta el lucro y la realización egoísta de fines particulares”.
Un nuevo político que no haga uso de los recursos públicos, humanos y materiales, de que dispone hoy que Morena gobierna la mayoría en las cámaras y muchos municipios del país, destacadamente en la Ciudad de México y el Edomex, que representan el 20 % del padrón interno. Así lo han demandado el Presidente y la Jefa de Gobierno de la Cdmx en cumplimiento de la ley.
El papel de los dirigentes y órganos de Morena es llevar a buen término el Congreso. Corrigiendo los errores organizativos, las irregularidades del padrón y sancionando las prácticas políticas del pasado. Pero hoy la tarea más relevante corresponde a la militancia del partido informándose con veracidad, acudiendo a las asambleas distritales correspondientes y al elegir a sus representantes ejerciendo su voto libre, sin aceptar presiones o dádivas.

ADRIAN BEJERANO

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea

error: Content is protected !!