Como parte del anunciado recorte de personal a nivel mundial, el nuevo propietario de la red social Twitter, Elon Musk, despidió este viernes a todo el equipo editorial de curación que se encargaba de “combatir la desinformación” a nivel global y cuya sede se encuentra en San Francisco, California, debido a que la compañía tiene pérdidas por cuatro millones de dólares diarios.

Después de la parcialidad en el manejo de la información en el conflicto ruso ucraniano, en la censura de que fue objeto Donald Trump cuando aún se encontraba en funciones como presidente de los Estados Unidos y muchos otros casos en donde los directivos encargados de echar abajo la desinformación eran cuestionados duramente por los usuarios, fueron despedidos, entre otros, el jefe global editorial, el director de ética y transparencia, el jefe de información y el jefe de estrategia.

Musk aseveró que los despedidos están recibiendo ofertas de liquidación por tres meses, lo que representa un 50 por ciento más de lo requerido por la ley, sin embargo los trabajadores despedidos no se han quedado de brazos cruzados, pues al menos cinco de ellos demandaron a Twitter al considerar que se violó la ley por no notificar con 60 días de antelación del despido.

Desde su adquisición, el magnate ha insistido en que busca garantizar que la red social sea un espacio de debate abierto donde puedan convivir perspectivas encontradas y que tomaría una decisión que calificó de difícil pero necesaria para poner a Twitter en una trayectoria saludable.