Mujeres, eje de MORENA y sustento de AMLO

Por Miguel Angel Lizama
@Migueliz8

Según aprendí en la Prevocacional 5 de Politécnico (cuando aún impartía Educación Secundaria), al irse enfriando la Tierra aparecieron los primeros sólidos, al tiempo que los gases se condensaban y daban paso al tercer estado de la materia, el líquido o agua, donde apareció EL CARBONO, elemento eje de la vida, y diferentes reacciones físico-químicas dieron origen a LA CÉLULA que con los años evolucionó en organismos cada vez más complejos, hasta llegar AL PRIMER SER HUMANO, pasando por las primeras plantas y primeros animales.

La Biblia sintetiza los siglos de evolución en etapas donde Dios, viendo que cada una era buena, pasaba a la siguiente hasta llegar al PRIMER HOMBRE. Pero como Dios vio que era medio buey, CREÓ A LA MUJER… Y SE ESMERÓ. No sólo la hizo más bella y sensible, sino que le dio capacidades más evolucionadas, entre las que destacó una: CREAR VIDA para perpetuar la especie.

Desde entonces la mujer es eje, elemento fundamental indispensable, en toda evolución social y en México y el mundo lo ha demostrado reiteradamente. Las primeras sufragistas lucharon porque se les reconocieran derechos iguales a los masculinos, el primero de ellos (según consideraron) EL SUFRAGIO o derecho a elegir, que por naturaleza ejercen al desechar pretendientes para escoger sólo un afortunado.

Elvia Carrillo Puerto, hermana de Felipe (acusado de “comunista” por la Iglesia y el conservadurismo reaccionario a cualquier evolución), fue indomable luchadora por todos los derechos de la mujer y, apoyada por su hermano ya como Gobernador de Yucatán, promovía la mejora de las más pobres mujeres en campos henequeneros y la protección y el cuidado de sus hijos (razón natural inevitable del actuar femenino). Elvia batalló hasta su muerte, pero no pudo culminar su esfuerzo, pues se le opusieron las muy poderosas instituciones del “Callar y obedecer”: Gobierno, Dinero e Iglesia.

Para fortuna de México, nacieron otras mujeres igual de decididas como Elvia, luchando por el reconocimiento pleno de todo lo que consideran justo para sus hijos y familia (motor de sus acciones) y para el entorno en que viven. Son irreductibles e incansables. Creativas y proactivas. Es ilustrativo el ejemplo de doña Rosario Ibarra de Piedra, infatigable buscadora de su hijo Jesús secuestrado por servicios secretos del gobierno. A todos los presidentes les pidió lo mismo: “Devuélvanme a mi hijo y me regreso a mi casa, no tengo nada que hacer aquí”.

Por eso recurrió a ellas el hoy Presidente de México desde que vio el ejemplo de su madre Manuela Obrador acompañando los esfuerzos de su marido mientras atendía también a sus hijos, y vivió el apoyo de su esposa Rocío Beltrán cuidando el hogar y el desarrollo de sus hijos mientras su esposo sufría persecuciones y acosos.

Andrés Manuel López Obrador fue el primer líder político mexicano en entender cabalmente el valor descomunal de la mujer en los retos evolutivos de una sociedad especialmente tan contrastante como la mexicana. Desde sus primeros cargos buscó rodearse de mujeres que le aportaban enfoques atinados y sutiles como ellas, así como la energía y el impulso, la prudencia y cautela característicos de las mujeres. Por eso y con el auxilio de hombres inteligentes y decididos como él, López Obrador se hizo imbatible. Por más que le buscaban, nunca le encontraban (la frustración desquiciada de Vicente Fox nació en la imposibilidad de hallarle alguna debilidad aprovechable para nulificarlo como oponente de Marthita Sahagún y sus sueños imperiales).

Al acometer el reto de un partido político sin las desviaciones que había conocido en los que militó, Andrés Manuel (AMLO para todos los cuates y adversarios) recurrió a las mujeres que para ese momento ya se multiplicaban en hijas que seguían el ejemplo de sus madres, como fue el caso (entre muchos otros) de Bertha Luján y su hermosa e inteligente hija Luisa María Alcalde, hoy Secretaria del Trabajo.

Esas mujeres y muchos hombres alrededor de ellas dieron origen al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que en plazas y lugares públicos convocaban a la ciudadanía entera a sumar su esfuerzo en el combate a los males que minaban la convivencia y sano desarrollo social y estaban enlutando infinidad de hogares por todo México.

En poco tiempo MORENA sumó mujeres que alcanzaron merecidos liderazgos por su inteligencia y férrea resistencia a todos los embates, como el caso de Yeidckol Polevnsky, quien desde la dirigencia de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA, antes coto exclusivo de varones) supo destacar por su inteligencia, capacidad negociadora y altura de miras. AMLO la ganó para su causa, donde siempre ha sido un valioso activo y hoy encabeza los esfuerzos del partido.

En otros ámbitos menos conocidos, pero igual de relevantes, otras mujeres destacaron por sus aportaciones discretas, activas e intelectivas al movimiento lopezobradorista, como la Dra. Susana Alcázar, hija de un eminente científico de la UNAM, y ella misma gran estudiosa y tratante médica de personajes como Alberto Anaya, líder del Partido del Trabajo. En su círculo femenino también ha estado Laura Llera, incansable activista de células morenistas en un Querétaro tan conservador, impulsando la participación de mujeres en la regeneración nacional tan urgente en el país.

O la reconocida y laureada escritora Elena Poniatowska, compartiendo energías y simpatías con la hermosa y famosa Belinda, y la también famosa Margarita, Diosa de la Cumbia. O doña Chonita y doña Petrita que aportan hijas y nietas (y los varones de sus familias) a todo el impulso que sigue ganando MORENA con el pasar del tiempo y el cumplimiento evidente de las promesas hechas por AMLO en su largo andar hasta el momento.

En resumen, las mujeres han sido y siguen siendo el motor y rotor de la Cuarta Transformación, como han sido ellas impulso y apoyo del Presidente López Obrador y su Movimiento de Regeneración Nacional, para el bien de todos, amigos y enemigos, simpatizantes y adversarios.

Si viviera, Elvia Carrillo Puerto estaría con ellas, satisfecha de los logros que a pesar de los obstáculos, se van alcanzando para el México presente y futuro.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea

error: Content is protected !!