Contrario a lo que sucede en nuestro país, que según datos el Inegi, nuestra economía ha seguido creciendo en el tercer trimestre.


Para Europa, las cosas no están del todo bien, pues resulta que está cerca de entrar en recesión, según algunos analistas.

Debido a las políticas energéticas internas y el conflicto entre Rusia y Ucrania, la contracción economía de la zona euro por segundo mes consecutivo ha llevado a su moneda, el euro a su nivel más bajo en 20 años frente al dólar.

De acuerdo con Expansión, el euro tocó este martes un nuevo mínimo de dos décadas, “golpeado por las renovadas preocupaciones de que los precios de la energía mantengan la inflación elevada y por débiles datos económicos”.

Y no solo eso, la actividad empresarial de la zona euro se contrajo por segundo mes consecutivo en agosto, debido a la crisis del costo de la vida que obligó a los consumidores a recortar el gasto, mientras que las limitaciones de la oferta perjudicaron a los fabricantes, según el índice compuesto de gestores de compras (PMI).

El medio citado señala que otras monedas europeas, como la libra esterlina, se ha recuperado un poco, pero no se aleja demasiado de un mínimo de dos años y medio alcanzado anteriormente a 1.1718 dólares.

Cabe recordar que debido al conflicto entre Rusia y Ucrania, el precio de los combustibles se dispararon hasta en un 13%, habiéndose duplicado en tan sólo un mes hasta ser 14 veces superiores a la media de la última década.

“No veo que la guerra de Ucrania vaya a terminar pronto, eso sería el catalizador de una subida del mercado. Eso va a mantener la presión sobre los precios de la energía y, en cuanto al euro, el único camino es hacia abajo”, dijo Michael Hewson, jefe de mercados de CMC Markets.

Cabe recordar que Rusia anunció que interrumpirá el suministro de gas natural a Europa a través del gasoducto Nord Stream 1 durante tres días a finales de mes, lo que supone el último recordatorio del precario estado del suministro energético del continente.

“Las sanciones a Rusia se le han regresado como boomerang por el alto costo de la energía y la cautela qué hay. No creo que cedan y las consecuencias serán serias”, señaló Siller.

Y aunado a todo esto, “las acciones europeas cayeron el martes, ampliando su racha de pérdidas a una tercera sesión consecutiva, después de que datos mostraron que la actividad empresarial en la región se contrajo este mes.”

Con información de Expansión

Advertisement