Con 32 mil millones de dólares captados en el balance de Inversión Extranjera Directa, México quedó en la novena posición por adelante de Alemania, que recibió 31 mil millones de dólares en durante 2021.

Estados Unidos fue el principal destino de Inversión Extranjera Directa a nivel mundial el año pasado con 382 mil millones de dólares, seguido de China, Canadá, Brasil y la India. El top 10 lo completaron Sudáfrica, Rusia, Suiza, México y Alemania.

Estados Unidos también fue la mayor fuente de salidas de IED, que alcanzaron su punto máximo el año pasado con 434 mil millones de dólares, impulsadas por altos niveles de reinversión de ganancias. Le siguieron Alemania, Japón, China y el Reino Unido, con más de 100 mil millones de dólares.

Luego de un año a la baja, los flujos mundiales de Inversión Extranjera Directa se recuperaron creciendo un 88% llegando a 1,850 mil millones de dólares, 37% por encima de los niveles prepandemia. Sin embargo, el panorama sigue siendo incierto dado el contexto geopolítico actual, advirtió la OCDE.

“Si bien la nueva actividad de inversión fue generalmente sólida en 2021, las perspectivas para 2022 siguen siendo inciertas debido a la guerra que Rusia está librando en Ucrania. La inversión en nuevas instalaciones en las economías emergentes y en desarrollo sigue siendo débil”, explicó el organismo.

Las entradas de capital de IED de la OCDE también aumentaron 25%, superando los niveles previos a la pandemia en 4% y revirtiendo ligeramente la tendencia a la baja observada desde 2016.