Sindicato Mexicano De Electricistas

Marko Cortés le exige a AMLO que venda el avión presidencial que compró Felipe Calderón para EPN

Desde que el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que entre sus opciones para deshacerse del faraónico avión presidencial, está la de organizar una rifa y dar a 500 pesos el ‘cachito’, las redes se incendiaron.

El Mandatario federal dijo, esta mañana, que tenía algunas opciones para poder vender el avión presidencial que compró, antes de salir de su sexenio, Felipe Calderón para el nuevo presidente Enrique Peña Nieto en el 2012.

Con la llegada a la Presidencia de López Obrador, el avión presidencial se fue a mantenimiento Estados Unidos durante un año y finalmente viene de regreso, sin embargo no ha logrado venderse (a como lo tenía planteado el tabasqueño).

Por lo tanto y ante la prisa por vender el súper avión, se han planteado algunas opciones, como: rentarlo por hora, cambiarlo por equipos para hospitales, en fin. Pero la propuesta que más llamó la atención a todo el país, es la de hacer una rifa a través de la Lotería Nacional.

Ante esta declaración, las redes festejaron el anuncio y apoyaron la decisión, no así la oposición quienes aseguran, esto es una “cortina de humo”, para desviar la atención en los problemas del país.

Uno de los más férreos críticos (por lo menos en redes) de López Obrador, es el panista Marko Cortés, quien le ha exigido al Presidente que venda el avión que compró el expresidente Felipe Calderón. Motivo por lo que se han desatado cientos de respuestas. Pues como dijimos anteriormente, dicho avión fue comprado por Calderón antes de terminar su sexenio.

Otro personaje que asegura que esto (lo de la rifa) es “una cortina de humo” para no hablar de Bartlett, la inseguridad y la recesión (que tampoco hay), es Carlos Loret, quien ya presentó un artículo de opinión criticando la propuesta presidencial.

No sabemos si el avión termine siendo rifado por la Lotería Nacional, pero lo que sí sabemos es que esa aeronave no debería ser problema de López Obrador. La oposición que avaló esta compra desproporcionada debería tener un mínimo de decencia y permanecer callados.

No lo quiso ni Obama

El avión TP01 (Transporte presidencial número uno) se adquirió en 2012 por Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) y tuvo un costo de 218.7 millones de dólares. Se adquirió en un esquema de arrendamiento a 15 años con Boeing.

De acuerdo con el avalúo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el avión tiene un valor de 130 millones de dólares, y éste no puede ser vendido por debajo del precio.

El Boeing 787 Dreamliner, TP01, tiene una capacidad de 80 pasajeros, cuenta con un área de trabajo y una recámara con baño privado.

Solo sirve para viajes largos, no así para recorrer el país.

¿Entonces por qué culpar al que intenta recuperar un poco del dinero invertido en semejante elefante blanco?