Maradona: la izquierda de Latinoamérica y el mensaje a AMLO

Hoy se confirmó la noticia, el eterno capitán de la Selección de Argentina ha muerto.

El mejor jugador de la historia del fútbol, Diego Armando Maradona, falleció este miércoles al mediodía en su natal Argentina, en una casa alquilada en el partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires (Argentina), tras sufrir un paro cardíaco.

El ‘Pelusa’, quien tenía 60 años, se descompensó y no pudo ser reanimado por los médicos, que llegaron en nueve ambulancias al lugar para asistirlo. Por el momento, nadie de su entorno se ha manifestado de manera pública al respecto.

De acuerdo con medios locales, el ‘Diez’ había sido operado en su cabeza por un hematoma subdural, pero fue dado de alta al recuperarse con éxito de la intervención, según comunicaron los médicos y familiares. Antes, había tenido cuadros depresivos que preocuparon a su círculo íntimo.

Maradona habría pasado sus últimos días con atención médica en esa propiedad, donde permanecía desde el 11 de noviembre. Sus seres queridos y los especialistas habían determinado que permaneciera allí hasta definir cómo sería el tratamiento para lograr la rehabilitación definitiva, y superar la dependencia de diversos fármacos.

La sorpresa de su muerte dejó a muchos con más preguntas que respuestas, algunos esperaban la confirmación oficial. Sin embargo empezaron a llegar las condolencias de los líderes de izquierda más cercanos al futbolista.

Como era de esperarse, en medio de la conmoción generalizada, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández decretó tres días de duelo nacional. De hecho, el líder peronista escribió en redes sociales: “Fuiste el más grande de todos. Gracias por haber existido, Diego. Te vamos a extrañar toda la vida”.

Maradona y la izquierda de Latinoamérica

Para nadie era un secreto las ideas de izquierda del futbolista; una vez describió a Fidel Castro como “el más grande de la historia”. Su admiración por él era tan grande que se hizo un tatuaje con la imagen del líder cubano en la pantorrilla izquierda.

La vida o el destino, quisieron que el ‘pelusa’ muriera exactamente cuatro años después que su gran amigo cubano, fallecido el 25 de noviembre de 2016 y a quien el argentino llamó también “la leyenda viviente”.

Conocidas eran las cartas con reflexiones que intercambiaban. Fue también Cuba donde Maradona decidió ingresar en una clínica para atender su adicción a las drogas.

No era solo admiración por Fidel Castro, sino por la Revolución Cubana. En su hombro derecho, se tatuó también el rostro de Ernesto Che Guevara.

En el años 2013, cuando falleció Hugo Chávez y Maradona viajó a Venezuela y dijo “Lo que me dejó Hugo fue una gran amistad, una sabiduría política increíble. Hugo Chávez ha cambiado la forma de pensar del latinoamericano, nosotros estábamos entregados a Estados Unidos y él nos metió en la cabeza que podíamos caminar solos”, dijo en su momento a Telesur.

Dicha amistad lo llevó también a respaldar al actual presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Otro que también externó su dolor por la muerte del astro argentino fue el expresidente de Bolivia, Evo Morales, quien manifestó que Diego Armando Maradona era “una persona que sentía y luchaba por los humildes”.

El año pasado, Maradona criticó el golpe de Estado en Bolivia y desde sus redes sociales externó:

“Lamento el golpe de Estado orquestado en Bolivia. Sobre todo por el pueblo boliviano, y por Evo Morales, una buena persona que trabajó siempre por los más humildes. #EvoElMundoEstaContigo”, publicó el astro del fútbol mundial en su cuenta de Instagram.

El mensaje a AMLO

Hace un apenas un par de años, Diego Armando Maradona decidió venir a México a dirigir al equipo de Dorados de Culiacán. El campeón del mundo en el Mundial de 1986, quien es amigo del presidente venezolano Nicolás Maduro, tuvo el deseo de conocer al entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador.
A días de que fuera presentado como el director técnico de los Dorados de Sinaloa, el astro del fútbol argentino elogió al presidente electo Andrés Manuel López Obrador y se declaró “feliz” de volver a México.

Maradona fue un abierto crítico del Vaticano. En su autobiografía “Yo soy el Diego”, contó que, durante el pontificado de Juan Pablo II, al hacer una visita al Vaticano que lo enfureció.

“Entré y vi el techo de oro. Y me dije cómo puede ser tan hijo de pu… de vivir con un techo de oro y después ir a los países pobres y besar a los chicos con la panza así. Dejé de creer, porque lo estaba viendo yo”.

Sin embargo con la llegada del Papa Francisco lo hizo cambiar de percepción, al grado de decir: “De ahora en adelante, soy el capitán del equipo Francisco”, y a sumarse a iniciativas humanitarias respaldadas por el actual Pontífice.

Con información de El Universal, Político Mx y Grupo La Provincia.com