@_BarbaraCabrera

“La oposición no hace más que denunciar, criticar, cuestionar, insultar, pero no hay imaginación ni talento. No tienen convicciones, porque para hacer política se necesita tener amor al pueblo, y ellos son simuladores. Por eso no han podido”

Así lo dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador en la mañanera del 2 de diciembre de 2022.

 

Devaluación es un término que regularmente se aplica en el ámbito económico para referirse a la pérdida o disminución del valor de una divisa en comparación con otra. En esta Nornilandia, haré referencia a la devaluación desde un punto de vista zoo-ciológico (así como lo leen, como si hiciéramos alusión a un zoológico) toda vez que esta crítica al poder neoliberal está dirigida al abaratamiento que, de suyo, tiene la oposición en estos tiempos de transformación y cambio de régimen.

El dólar no está en 30 pesos como lo pronosticaba y deseaba la oposición; por el contrario el peso mexicano en tiempos de la Cuarta Transformación está más fuerte que nunca; así que los únicos devaluados en este sexenio de la Cuarta Transformación de la vida pública de México, son los integrantes de la minoritaria y ruidosa oposición moralmente derrotada.

No nos hemos convertido en Venezuela, como alertaban los opositores; actualmente vivimos tiempos estelares con un cambio de régimen que de manera paulatina va rescatando este gran país; mientras ellos, la minoritaria oposición se desvaloriza cada día más.

Dice la oposición en cada foro que puede que estamos en una dictadura. ¡Que dictadura tan extraña que enarbola la libertad de expresión y otorga libertades, así como derechos de nueva generación!

La aprobación del presidente no baja del 70% a nivel mundial. ¡Superen eso integrantes de la depreciada oposición!

El salario mínimo tendrá un incremento del 20% en 2023 para llegar a los $207.44. Tómese en cuanta la ruta que ha seguido en esta época de transformación: en 2019, era de $88.36; y en 2022, alcanzó los $172.87.

De esta manera los Claudios, los Calderones, las Lilys, los Alitos, lo Anayas; las Margaritas; los Quadri; los Fox y personajes impresentables por el estilo, son los grandes devaluados del sexenio.

Y es así debido a que en vez de razonar, reaccionan. Vociferan en lugar de dialogar. Se obstinan en decir no a todo, pese a que millones de ciudadanos votamos y participamos activamente por un cambio verdadero.

Los devaluados del sexenio a pesar de 4 años de buen gobierno federal no han aprendido a ser oposición; porque como lo expresé en otra Nornilandia: ellos defienden intereses. Además de estar nublados por el rencor y el odio, por la pérdida de privilegios y no poder utilizar el presupuesto a su favor.

La oposición moralmente derrotada está cada vez más devaluada porque con sus acciones demuestran que odian al pueblo y añoran los privilegios que eran suyos durante el decadente régimen neoliberal.

Como dijo atinadamente Andrés Manuel, ¿saben quién se encarga de poner a cada quién en su lugar? El pueblo. Así que desde aquí digámosle a la oposición moralmente derrotada que ellos son los indiscutiblemente devaluados del sexenio.

Es todo por hoy.

¡Hasta la próxima Nornilandia!

Advertisement

Por Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.