Las empresas españolas tienen enormes intereses económicos en México, pero además les supone acceso a los más grandes mercados del orbe, como son los Estados Unidos y Canadá, y es por eso que en nuestro país se encuentra establecidas más de 6 mil empresas, tanto de capital íntegramente español, como fundadas y registradas en México, pero con origen y accionistas ibéricos y cuyo volumen de negocio superaría 25 mil millones de euros anuales (600 mil millones de pesos).

Pero el mayor crecimiento de las empresas españolas en nuestro país se dio durante los sexenios de Vicente Fox, Felipe Caderón y Enrique Peña Nieto, es decir, del año 2000 al 2018, gracias a las ventajas y preferencias que esas administraciones dieron al capital peninsular europeo, gracias a lo cual lograron posicionarse como empresas de referencia en algunos de los sectores estratégicos del país, como banca, energía, turismo y obras de infraestructuras.

Se calcula que el año pasado las empresas españolas registraron ingresos por más de 25 mil millones de euros, con cuatro empresas a la cabeza en cuanto a volumen de negocio y de beneficios: el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), el Banco Santander, Iberdrola y Naturgy, principalmente debido a las muy altas comisiones que cobran en el sector financiero y a las desmedidas ventajas otorgadas con la reforma energética peñanietista.

Así, las ganancias anuales de las operadoras financieras españolas superan en el último lustro 5 mil millones de euros anuales (120 mil millones de pesos), situándose como el más rentable BBVA, cuya filial en México representa casi la mitad del total de los beneficios del grupo, más de 2 mil 500 millones de euros en ganancias (60 mil millones de pesos).

En cuanto a las empresas energéticas españolas con más presencia en México se encuentran Iberdrola, Repsol, Naturgy y Acciona, pero tan sólo para Iberdrola, México representa más de 2 por ciento de su resultado bruto de explotación, mientras que, para Naturgy es algo más del 4 por ciento, lo que las hace más rentables que en su propio país de origen, lo que explica su fiera oposición a la Reforma Eléctrica propuesta por el Presidente Andrés Manuel López Obrador y que ahora se encuentra en discusión en la Cámara de Diputados.

El caso de Iberdrola derrumba el falaz argumento esgrimido por quienes se oponen a la Reforma Eléctrica, ya que, como el principal generador privado de electricidad en México, dista mucho de ser una empresa de “energías limpias”, pues de los 7 mil megavatios (MW) que produce, 5 mil 900 MW son ciclos combinados de gas y cogeneración y solamente mil 100 serían energías renovables.

Así, la balanza comercial se encuentra hasta ahora deficitaria para México en más de 500 millones de euros, ya que las exportaciones de México a España suman algo más de 4 mil millones de euros anules, mientras las importaciones superan 4 mil 600 millones de euros, sin embargo lo que en realidad refleja la verdadera dimensión de la importancia de México para las empresas españolas es lo que generan anualmente en nuestro país, algo más de los 25 mil millones de euros.}

Con información de La Jornada