SinLineaMX - Live

@_BarbaraCabrera

 “El poder sólo corrompe a los corruptos, hace golfos e inmorales a los que ya lo eran antes”

Juan Barranco

 

SERÉ BREVE. Supongamos que la oposición en México existe, por aquello de que para serlo se requiere tener definido un proyecto y ser este el punto de inflexión para contraponerse a las actuales políticas públicas del Gobierno de la Cuarta Transformación del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Han transcurrido tres años del cambio de régimen; y ellos, los “opositores” –ese minoritario y ruidoso sector- continúan sin mostrar rumbo: se han dejado ver como oposición choricera, boas, frenaas, tumores, oposición curulera; se creen fifís, son los damnificados del neoliberalismo; oposición miserable clasista y racista; generadores de odio sin sentido y fervientes propagadores de noticias falsas.

Se unen contra el Presidente López Obrador; se quejan de todo, no proponen nada, vienen de ningún lado, y se dirigen hacia la nada. Algunos de ellos suelen agruparse en WhatsApp, asemejando más ser un grupo de autoayuda, que seres pensantes y propositivos. Lejos, muy lejos están de ello.

En las redes sociales se muestran conforme a su naturaleza: insultando y descalificando los avances para rescatar el país, al que tanto daño le causaron cuando tenían cooptado el poder, dejándolo al borde del abismo. Mostraron ser –entonces como gobierno neoliberal y ahora como recalcitrante oposición- unos golfos e inmorales, tal como lo aludo desde la frase inicial de esta Nornilandia.

Ellos están desesperados y lo estarán aún más después del 5 de junio ya que se llevarán a cabo procesos electorales locales ordinarios en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas; donde el Partido MORENA se llevará la mayoría de las gubernaturas, mostrando una vez más a los moralmente derrotados que el pueblo despertó y está presto a ejercer su poder ciudadano. ¡Tengan para que aprendan!

En definitiva, son una chunga; consolidándose como la recalcitrante oposición que está y seguirá moralmente derrotada, cuyo lugar está situado en el basurero de la historia.

Es todo por hoy.

¡Hasta la próxima Nornilandia!

Por Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.