La oposición mexicana difama en twitter, mientras pierde terreno en las calles

Por Dra. Marión Estévez

Las otrora benditas redes sociales se han convertido en el bote de basura dentro del que la mediocre y falaz oposición vierte su excrecencia humana y vomita falsedades en contra de los intentos del actual gobierno por rescatar al país y mantener la esperanza de un pueblo que desde 1988 ha votado por el cambio.

El primero de julio de 2018 la mayoría de la sociedad mexicana votó por la única opción que consideraba diferente, por un ex priista, luchador social, que conoce las entrañas del sistema; por un hombre sensible sin cola que le pisen; por un estadista que conoce la realidad del país y cada uno de sus distritos electorales; por un opositor informado y propositivo; por una persona más cercana al indígena, al campesino, al asalariado, justamente lo que la oposición ramplona no le perdona a Andrés Manuel López Obrador y a sus seguidores, denostando su origen, cuando el típico priista no es más que un naco con dinero mal habido, el panista es un wanabe doble moral y el perredista es un nuevo rico; es decir, los jodidos no pueden aspirar a más porque le pertenece a la gente bonita, o lo arrebatan como ha venido sucediendo desde el primer gran fraude electoral y de ahí la ruina del país y la descomposición social.

La dictadura perfecta coronó su perversidad con Carlos Salinas de Gortari, vende patria, que con los programas de Solidaridad introdujo las reglas del neoliberalismo a la mexicana; Ernesto Zedillo Ponce de León hizo acuse de recibo del salinato y se apoltronó en el lugar que trágicamente dejó Luis Donaldo Colosio, ejerciendo un sexenio anodino como él; Vicente Fox Quesada, la gran esperanza por no ser priista y ganar bien la elección pero fue la peor decepción por ser Fox, ah! y por no resolver Chiapas en 15 minutos pese a su gabinetazo y por protagonizar la primera fuga de El Chapo; Felipe Calderón Hinojosa, impuesto por fraude electoral tuvo que legitimar su patética entrada a la vida política nacional con la Guerra contra el narco, que dejó 250 mil muertos y 40 mil desaparecidos, pero la oposición ramplona insiste en catalogarlo como el mejor presidente, si se trata de muertos entonces no hay duda; Enrique Peña Nieto, la mascota del grupo Atlacomulco, sacó las garras y entregó gran parte del país, su telenovela romántica fue un distractor, la Gaviota rentó un nido por seis años.

Los fans de los antes mencionados, porque sinceramente no se les puede llamar de otra manera, no comprenden que el pueblo no sólo despertó sino que se indignó, se informó y se hartó de tantas mentiras: las redes sociales jugaron un papel importante para desmentir calumnias y noticias falsas; en la actualidad dichas redes están sirviendo como espacio para el despliegue de su mediocridad sin rumbo pues un día dicen una cosa y más tardan en escribirla que en lo que se descubre su falsedad; para vomitar su odio contra un presidente que conoce las limitaciones económicas de 70 millones, para inventar atrocidades de un gobierno que representa la esperanza, que va bien pero que ha dejado fuera de la fiesta a muchos, quienes arremeten contra los llamados chairos so pretexto de que son pobres y flojos, cuando estadísticamente los chairos están mejor preparados y ganan más que la gente bonita del PRI y del PAN; en otras palabras, los que están contra López Obrador están contra otra manera de ver México, otra manera de gobernar y otra manera de aportar a la sociedad mexicana lo que necesita.

En ese sentido Twitter se ha vuelto un gato cibernético cuyos personajes quedaron fuera del poder político y económico pero no quieren adaptarse o aportar a la nueva realidad y buscan por todas las maneras recuperar lo perdido -negocios turbios, condonación de impuestos, influyentismo, corrupción, cochupos con el narco- sin importarles el país, la sociedad ni el qué dirán, ya que el medio es el mensaje, lo que dicen los medios es que el monstruo está herido pero tendrá que relamerse la herida por lo menos 6 años, y más vale que no sea vía Twitter porque los guerreros fieles a la cuarta transformación son mucho más inteligentes, mejor preparados y con más conciencia del acontecer nacional.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea

error: Content is protected !!