Sindicato Mexicano De Electricistas

La nueva ‘normalidad’ en tiempos de la 4T

Por: @erikwanza
Ha comenzado en nuestro país la llamada “nueva normalidad” consistente en la reapertura parcial de ciertos procesos productivos para ir generando las condiciones que permitan volver a las actividades económicas tan necesarias para cualquier estado, las medidas que ha tomado el Gobierno de la República han causado controversia en algunos estados ante estas medidas, sin embrago, esta necesaria disposición permitirá que se transite hacia un nuevo modelo de convivencia laboral que tendrá que pasar, evidentemente, con mejoras en los sistemas de protección a la salud de los trabajadores.

Pero más allá de la “nueva normalidad” planteada en términos de reapertura económica, debemos de avanzar en la construcción de una realidad distinta, es decir, la pandemia ha dejado claro, por primera vez para muchos y muchas, que existen muchas realidades con las que hemos convivido, que son herencia de los malos manejos de los gobiernos anteriores, que son consecuencias de las políticas neoliberales impulsadas por la derecha más reaccionaria que ve en el ejercicio del poder un medio para satisfacer sus ambiciones y, que desenmascara las intenciones de ésta al pretender mostrarse hoy como una opción democrática real para nuestro país. Esta pandemia ha generado las condiciones subjetivas en las personas que empiezan a cuestionarse el punto donde están paradas y desde donde observan todas las posibilidades que ante ellas se presentan, no cabe duda, que las más apuntan a una realidad distinta, otro mundo en voz de los zapatistas.

El gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador ha puesto sobre la mesa el tema de la cuarta transformación de la vida pública del país, en este planteamiento supone la transformación de las instituciones y las relaciones entre sí, del cambio en el modelo económico que habrá de regir la vida de este pueblo a partir de entonces, también supone el cambio en la conciencia individual, no en el individualismo malsano sino en el individualismo desde donde se construye la colectividad y este proceso deberá ir a la par, la construcción de una patria nueva pasará por la reconstrucción de sus habitantes. Este pensar en un país distinto pasa por la relación que existe entre gobierno y gobernados, nunca antes el ejecutivo había sido tan cercano a la gente ni había sentido las pulsaciones de un pueblo que busca contribuir a la transformación de la patria, de ahí que la voz popular deberá convertirse en guía, deberá impulsar a su gobierno a tomar las medidas adecuadas para que la nueva normalidad sea encaminada hacia una nueva realidad.

La situación actual ha descorrido la cortina de las contradicciones de clase que, hasta hace poco, era desconocida para muchos y muchas, ahora esta gente empieza a cuestionar los privilegios de los que siempre han gozado unos cuantos y se van dando cuenta que son ellos y ellas mismas las que sostienen ese régimen, los que sostienen al país y los que a partir de esta situación ya empiezan a visualizar su importante papel en el sostenimiento de un presente que les pertenece y que sirve para ir construyendo un futuro irreversible, el del reparto equitativo de la riqueza y el de la terminación de los privilegios.

Hay ahora un momento oportuno para iniciar la transformación profunda como lo sostiene el Presidente de la República donde en unidad dialéctica, pueblo y gobierno, se empiece a gestar la patria nueva, se empiece a profundizar en la necesidad de transformar esta realidad a partir de la satisfacción de las necesidades universales y el bienestar colectivo.

Erik Sandoval Ramírez
Activista político y cultural en diversos colectivos de promoción, creación y difusión cultural a nivel regional, estatal y nacional. Actualmente en funciones organizativas y administrativas en la Escuela de Cuadros Gral. Felipe Ángeles (INFP) y coordinador editorial del periódico Regeneración Hidalgo.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea