La ‘Chiva Loca’; ¿el siguiente en la lista?

Primero fue la periodista Olga Wornat, quien en respuesta a uno de los pésimos tuits de Javier Lozano, advierte al político conservador que bien haría en bajar su perfil, pues corre el riesgo de vestir en el futuro el traje anaranjado utilizado en las cárceles norteamericanas. Wornat afirma que Javier Lozano está ligado a la delincuencia organizada y también a la actividad ilícita de lavado de dinero.

Algo comienza a filtrarse a la prensa nacional e internacional, donde se hacen afirmaciones públicas que señalan directamente a determinados personajes de la política neoliberal del pasado.
La autora del libro “Felipe, El Oscuro”, no habla si no tiene “los pelos de la burra en la mano”. Con seguridad existen documentos asociados al caso de Genaro García Luna y también al que corresponde a “El Padrino” Cienfuegos, donde aparece el nombre de Javier Lozano Alarcón.

El día de ayer, el periodista independiente Rick Freeman, publica un hilo en Twitter, en donde da cuenta de que en diversas investigaciones y declaraciones de testigos protegidos, así como en el seguimiento de datos y análisis informativos, examen de cuentas bancarias y registro de llamadas telefónicas, la justicia norteamericana ha podido establecer la existencia real de un personaje al que se identifica como “La Chiva Loca”.

La presencia de este sujeto dentro de la red de la delincuencia organizada, se ha rastreado desde el año 2009.
Según nos cuenta Freeman, a este personaje se le liga con el cártel de Sinaloa, para el que realizó trabajos de recaudación y entrega de efectivo, sirviendo de negociador entre el grupo delincuencial y funcionarios de administraciones estatales, haciendo las mismas funciones con los mandos de las policías municipales y comandantes militares. En aduanas y ministerios públicos, también estableció este tipo de contactos.

Se le considera como uno de los integrantes del círculo de íntimos de Genaro García Luna, de quien recibió protección y favores.
Fue recomendado por el propio García Luna al expresidente Peña Nieto, pero nunca gozó de la confianza de ese gobierno, por sus antecedentes en materia de confiabilidad.
Javier Lozano, o ”La Chiva Loca”, ha sido considerado por distintas figuras públicas, como un personaje de nula confiabilidad, mentiroso permanente y ambicioso sin límite. Se sabe que traiciona sin escrúpulo algún.

Se le considera ignorante en buena medida, aunque con la astucia suficiente para cometer los ilícitos que se le encomienden.
Lo califican finalmente como zalamero y advenedizo.
En varias investigaciones realizadas en la Unión Americana, se le menciona con frecuencia.
Este es el retrato que nos brinda Rick Freeman de Javier Lozano Alarcón, de acuerdo al desarrollo de las investigaciones que se siguen en estos momentos en contra de Genaro Gacía Luna y “El Padrino” Cienfuegos”.

Debemos decir que aparte del retrato delincuencial que manejan y comparten Olga Wornat y Rick Freeman, Javier Lozano tiene un historial impresentable como funcionario público.
Es el causante de la desaparición de la compañía de Luz y Fuerza del Centro. Se distinguió como Secretario del Trabajo por ser un golpeador permanente del sector obrero, en favor de los intereses de la clase patronal.

Todos recordamos también aquella frase amenazante en contra del ciudadano chino-mexicano Zheinli Ye Gon, “copelas o cuello”, según sentenció Lozano.
La recomendación que le hace Olga Wornat a “La Chiva Loca”, parece llegar a destiempo.

El rastreo de los cómplices políticos de la delincuencia organizada, está en marcha en la Unión Americana. Y no se trata en esta ocasión de “chivos expiatorios” que juegan papeles de segundo o tercer nivel.

En esta ocasión, van por los peces gordos del neoliberalismo. Por aquellos que en realidad permitieron el crecimiento y enriquecimiento de los grupos criminales, a cambio de enormes cantidades de dinero en dólares.

“La Chiva Loca” corre el riesgo de hacer compañía en el corto plazo a Genaro García Luna y a “El Padrino” Cienfuegos, en cárceles estadounidenses.

Más aún, si alguno de los dos exfuncionarios señalados, deciden acogerse al beneficio de testigos protegidos, delatando a sus cómplices, para reducir los años de sus posibles condenas.
Es una posibilidad que está abierta y que debe preocupar en este momento a Javier Lozano.

Hasta hace unos días, contaba, al igual que Felipe Calderón con la posibilidad de conseguir fuero constitucional, por conducto del malogrado partido político México Libre.
Al quedar cerrada esta vía de protección, crece el peligro de un arresto dentro o fuera de nuestras fronteras.

Si en el caso de Salvador Cienfuegos, se esperó hasta que el exsecretario pisara tierras norteamericanas, en la situación personal de “La Chiva Loca” no sucederá lo mismo. Es un personaje que jugó un rol de mensajero, encubridor, facilitador y lavador, bajo las órdenes de quienes en verdad tenían poder real dentro de los gobiernos neoliberales.

Contra “La Chiva Loca” sí puede haber solicitud de extradición, para efectos de una investigación en donde hay acusaciones formales de sus cómplices o “patrones”, en su contra.
Aunque Javier Lozano Alarcón bajara su participación en redes sociales, guardara silencio en adelante y mantuviera una presencia muy baja en la vida política nacional, el mal ya está hecho.
“La Chiva Loca”, por su falta de inteligencia y porque en realidad fue un instrumento que usaron a su gusto sus superiores, dejó un rastro delictivo que hoy sigue la justicia norteamericana sin demasiada dificultad.

La misma calidad del mote que le adjudicaron, lo dice todo: “La Chiva Loca”.

En realidad, no disfrutaba del respeto de sus superiores, ni tampoco de los integrantes del grupo delincuencial para el que trabajaba.
Fue un sicario más, dentro de los muchos que estuvieron incrustados en las distintas áreas de los gobierno del neoliberalismo.
Uno debe imaginar, para rematar la tragicomedia de Javier Lozano Alarcón, cómo se verá una “Chiva Loca” con traje anaranjado, tal y como lo anuncia Olga Wornat.
Hay muchos memes y caricaturas en redes sociales y medios de comunicación, que han adelantado un futuro que en este momento, no parece en nada imposible para Javier Lozano Alarcón.
Siempre llega el momento de pagar las cuentas pendientes y para “La Chiva Loca”, ese momento se acerca.

Malthus Gamba