La caída de Cienfuegos y los frentes abiertos

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter: @DiegoI_Lopez

La detención de la DEA en Los Ángeles, California del Gral. Salvador Cienfuegos Zepeda, exsecretario de la Defensa Nacional (SEDENA), durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, fue un duro golpe en contra de las fuerzas militares mexicanas que han sido fieles al poder en turno durante más de un siglo. El anuncio del canciller mexicano, Marcelo Ebrard cimbró a toda la clase política en ambos lados de la frontera. En medio de un turbio proceso electoral en Estados Unidos que culminará en noviembre y en la disputa interna por la dirigencia del partido en el poder en México.

La convulsión política del país pareció llegar a su clímax en medio de la disputa interna del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), la elección de la dirigencia morenista podría encaminar al sucesor de Andrés Manuel López Obrador. Los dos grupos que se disputan el control del partido gobernante pertenecen a los dos presidenciables; Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores (SRE) y Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de CDMX.

En el otro extremo, México Libre sufrió un revés con el fallo del Tribunal Electoral el Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ratificando la decisión del Instituto Nacional Electoral (INE) de negarle el registro como partido político a la organización encabezada por Felipe Calderón y Margarita Zavala. Ahora la atención del expresidente Calderón debe centrarse en el juicio en Nueva York de su mano derecha y exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

Llama la atención la declaración de Margarita Zavala a Carlos Loret de Mola: “Todo puede pasar, cómo encarcelar a expresidentes. Pero, la verdad, de todos modos tendremos cómo defendernos”, declaró Zavala Gómez del Campo al medio Latinus. ¿Sabrá algo la esposa de Calderón Hinojosa?. El proceso judicial del súper policía del sexenio calderonista, García Luna, pondrá bajo el escrutinio público a diversos funcionarios federales al más alto nivel, incluyendo a Felipe Calderón que ha negado categóricamente los nexos con el narcotráfico.

A la disputa interna en la 4T y al derrumbe político de Calderón y México Libre debe sumarse la detención del Gral. Salvador Cienfuegos en el aeropuerto de Los Ángeles. El exsecretario de la Defensa Nacional es acusado por cinco cargos entre los que destacan narcotráfico y lavado de dinero; su proceso se llevará a cabo en la corte de Nueva York, misma en donde se llevó el juicio de Joaquín “El Chapo” Guzmán y en donde está siendo juzgado Genaro García Luna. Los nexos de García Luna y Cienfuegos Zepeda con organizaciones criminales confirman la instauración de un Narco Estado en las dos últimas administraciones federales (2006-2018). A la investigación de los dos encargados de velar por la seguridad de los mexicanos se suma el caso de Emilio Lozoya que representan la caída del viejo régimen y la última de sus resistencias.

La Agencia Antidrogras de EE.UU. (DEA), confirmó que llevaba 10 años investigando al Gral. Salvador Cienfuegos. A los delitos que se le imputan en Estados Unidos debemos sumar algunas acciones militares y su responsabilidad, ya sea por omisión o complicidad en México; desde el caso Tlatlaya, en donde fueron asesinadas 22 personas por el Ejército hasta la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa.

De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el Gral. Cienfuegos era conocido como el “Padrino” y “Zepeda” dentro de la mafia mexicana. Los fiscales estadounidenses afirman que el exsecretario de la Defensa Nacional “abusó de su posición pública para ayudar a los Beltrán Leyva, una organización narcotraficante mexicana extremadamente violenta, a traficar miles de kilogramos de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana a Estados Unidos.”

La justicia norteamericana acaba de poner en jaque a otro expresidente mexicano, Enrique Peña Nieto. La colaboración entre el embajador estadounidense, Cristopher Landau y el canciller, Marcelo Ebrard hablan del buen entendimiento y de la alianza geopolítica Trump-AMLO. A días del proceso electoral en donde se definirá la continuidad de Donald Trump o el regreso demócrata con Joe Biden, la detención del Gral. Cienfuegos implicó a funcionarios clave del gobierno de Barack Obama, quienes estuvieron colaborando con el exsecretario de la SEDENA. Se trata de Chuck Hagel y Ash Carter, que fueron secretarios de Defensa y del general Chuck Jacoby, que estuvo a cargo del Comando Norte. Los funcionarios avalaron las acciones de Cienfuegos en México. ¿Será la famosa sorpresa de octubre?.

Los frentes abiertos por la detención del extitular de la SEDENA también impactan dentro de la 4T, el ejército mexicano se ha convertido en un bastión del gobierno de López Obrador. Es el brazo ejecutor de las obras emblemáticas de la actual administración, como el aeropuerto “Felipe Ángeles” en Sta. Lucía. Asimismo se le otorgó a las fuerzas armadas el control de los Puertos y las Aduanas. AMLO fue cuestionado en su conferencia matutina sobre el tema y dijo: “Todos los (militares) que resulten involucrados en este otro asunto del General Cienfuegos, que estén actuando en el gobierno, en la Secretaría de la Defensa, van a ser suspendidos, retirados, y si es el caso, puestos a disposición de las autoridades competentes”, mencionó el mandatario.

La caída de Cienfuegos y los frentes que se abren con su detención rompen el equilibrio político y militar en México y tiene repercusión en el proceso electoral en Estados Unidos. La bomba que representa “El Padrino” en la estructura de las fuerzas armadas y en las organizaciones criminales destapan y dejan al descubierto el asentamiento de un Narco Estado a partir de la simulación de la guerra en contra del narcotráfico de Felipe Calderón y su continuidad con Enrique Peña Nieto; expresidentes que se encuentran a merced de la justicia estadounidense.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea