La amenaza de recesión que promueve el PRI-PAN

En la Opinión de Elí González
CalacuayoMX

La amenaza de recesión siempre ha sido un “espantapájaros” (por no decirlo de manera grosera), que utiliza el PRI-PAN, para sembrar el temor en la población, diciéndoles que, si no ganan ellos, habrá una quiebra económica porque los inversionistas se irán del país…

Lo hicieron cuando ganó Fox y cuando ganó Calderón y cuando ganó EPN… A nosotros nos consta que las cosas siguieron mal pero no se fue la inversión.

Con ellos la economía se va al caño, pero de manera engañan bobos, endeudan al país para camuflaje de la catástrofe.

Este método del PRI-PAN viene cargado de mentiras para generar desconfianza en el mercado interno. Pero ellos saben la verdad, salen beneficiados con cada problema económico del país, porque cada que dañan al mercado interno, gana el FMI y todas las instituciones extranjeras que por encargo, buscan la quiebra de los países para ellos “entrar al rescate”, ganando millones de dólares en cada situación de quiebra de los países.

Para ponerle más credibilidad se apoyan de amigos en puestos claves para generar el miedo en el empresariado más débil o con menos información, como lo están haciendo ahora con Gustavo de Hoyos de Coparmex y con Claudio X González del CME

Seguiremos viendo declaraciones de funcionarios de instituciones financieras privadas, las cuales formarán parte de la guerra sucia contra el gobierno para beneficiar la recuperación de sus amigos.

No dirán claramente que apoyan a tal o cual proyecto, pero todas van a ubicar a AMLO como el destructor de la política económica y, por tanto, será el responsable de “la recesión y el desastre”

Estamos viendo las declaraciones en varios medios, de unos ardidos como Carlos Loret de Mola, Coparmex y casas de bolsa como lo hicieron en campaña, con el argumento que la inversión extranjera se está yendo de México

Para dejarles más claro y para demostrarles que todo esto es mentira y solo lo hacen para taparle el paso al que les vino a dar en la m… torre. Les demostraré que quienes en verdad son un peligro de recesión y quebranto económico son justamente los PRI-PANISTAS:

En 1982-1983, no hubo cambio de partido en el gobierno, vivimos una crisis profunda en manos del PRI.

En 1994-1996 se produjo la más fuerte recesión bajo el mismo esquema PRI-PRI, cuando Ernesto Zedillo sustituyó a Carlos Salinas y en el congreso estaban las únicas dos fuerzas PRI-PAN

En este último caso, El país vivió entonces una caída brutal de la economía que, además, NOS costó, sólo por concepto de rescate de la banca (Fobaproa), 100 mil millones de dólares, de los que todavía se debe la mayor parte y se pagan los intereses por la vía del Presupuesto.

Hubo inflación escandalosa, marcada disminución de los salarios reales, quiebra de numerosas empresas y monstruosas tasas de interés activas.

Todo esto fue en manos del PRI-PAN.
Decían los músicos y cantantes de música norteña “Los tigres del Norte” en una canción: cada sexenio que llegaba, “nos cobraban por estrenarlo”

Si hablan de recesión es justamente lo que sucedió en los gobiernos PRI-PAN que, para disfrazar su fracaso, nos dejaron una deuda de 10.5 billones de pesos

Nos quisieron hacer creer que, con ellos y su reforma energética, la economía crecería, y la verdad es que la participación foránea en las industrias de energía no sustituyó la baja de reinversiones de empresas trasnacionales en México.

No pudieron frenar el endeudamiento, ni con las subidas de la recaudación porque el gasto político y otros despilfarros del gobierno PRI-PANISTA, alcanzaron niveles inmanejables para cualquier administración responsable y porque el crecimiento esperado de la economía no llegó JAMAS.

Nos dejaron un superávit primario, el cual es recesivo.

La inflación aumentó en 2017 por culpa del gobierno (Peña-Videgaray-Meade). Con la idea de que es preciso cobrar impuesto porcentual (IVA) más impuesto de tasa flexible (IEPS) a las gasolinas y que debe subir el precio del gas doméstico, debido a la depreciación del peso.

La baja de la cotización del crudo no bajó los precios de las gasolinas y el gas que por el contrario siguieron al alza, hasta el último día del gobierno de EPN

El salario mínimo para 2017 aumentó 8 miserables pesos, pero la inflación se duplicó, de tal manera que el deterioro salarial no se detuvo.

José Antonio Meade en campaña dijo que no quería el control de precios en ninguna mercancía, excepto en esa especial mercancía que es la fuerza de trabajo y cuyo precio es el salario. Eso se llama no tener madre.

José Antonio Meade y Ricardo Anaya prometieron seguir aplastando el mercado interno con la continuidad DESASTROSA en la vivió el país estos últimos años. Afortunadamente perdieron la elección.

Sin embargo, hay miserables que quisieran tenerlos en la silla presidencial.

¿Esa es la política que querían conservar para lograr una estabilidad que promueva la inversión? Sí, es esa misma… ¡Qué descaro!

El PRI-PAN hace campañas y Spots en voz de sus esbirros como Loret de Mola entre otros, diciendo que con ellos las cosas siempre van bien.
No, no iban bien de ninguna manera con esos nefastos y deficientes administradores…

Con esos nefastos administradores de la nación El país nunca estuvo preparado para una corrida financiera si acaso ésta se produjera como consecuencia de la existencia de inmensos capitales en el mercado mexicano.

Y no lo estuvo (ni siquiera con el compromiso de solvencia del FMI) porque el grado de volatilidad siempre fue demasiado costoso: el sistema de financiamiento del país lo dejaron en crisis. Eso es lo que no nos dijo Pepe Meade ni Anaya porque no deseaban cambiar nada, porque sus patrones ya los habían instruido con la continuidad.

En campaña promocionaron un spot televisivo preguntando qué prefiere la gente. Si la experiencia o la ocurrencia.

Realmente la gente no quería ni quiere la experiencia de Meade, ni la lengua de Anaya, ni de ningún PRI-PANISTA. Ellos tienen la experiencia de robar, de quebrantar la nación, de llevarnos a recesión.

El sistema de pensiones basado en las Afores tronó absolutamente. La pensión casi nunca será superior al 30% del último salario y la mayoría no alcanzará ni el salario mínimo: tendrá que haber subsidio público en este nuevo gobierno.

El PRI-PAN callan para defender al más malvado negocio financiero, establecido por ley, pero no social, sino neoliberal.

Cuando se le preguntaba a Enrique Peña, Luis Videgaray o Pepe Meade, qué modificaciones deben hacerse a la política económica, siempre respondían con evasivas o, de plano, cambiando de tema.

Sin embargo, las empresas financieras no le preguntaban nada a los gobiernos del PRI-PAN.
Ellos felices con esa nefasta política. Tenían las mayores tasas de ganancia en el escenario internacional. Es de entenderse que, si nadie gana tanto como ellos, quieren que nada cambie.

La desgracia de nuestro país es que aún hay gente común y corriente que desea cambios para buscar otros senderos, pero sigue votando por el PRI-PAN.

Solo quiero recordarles, que la amenaza a que viene una recesión económica porque no ganaron ellos, es total y absolutamente falsa…

Elí González

Profesionista, Empresario, Conferencista y Columnista

error: Content is protected !!