Hay denuncia ante la FGR contra García Luna por contratos privados en penales: AMLO

El día de hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador mencionó el caso de la “privatización de los reclusorios” dada durante el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, misma que cuesta 15 mil millones de pesos de renta anual al país, de 8 o 10 centros, para 10 mil internos.

En ese sentido, el mandatario federal informó que existe una denuncia en contra del exsecretario de Seguridad del gobierno Calderonista, Genaro García Luna, por contratos asignados a dichos centros penitenciarios. Asimismo, López Obrador Indicó que por estos hechos se inicia una denuncia en lo civil para cancelar dichos convenios, mismos que calificó como “abusivos”.

“Hay una denuncia presentada en la Fiscalía General de la República que tiene que ver con la situación del señor García Luna, pero he dado instrucciones al consejero jurídico (Scherer) para que se hable con dos vertientes: que se hablen los proveedores de estos servicios para que se llegue a un acuerdo, porque consideramos que es un abuso, por decirlo amablemente y que si tienen voluntad de que haya un arreglo se debe de lograr un acuerdo en beneficio de la Hacienda pública”.

El jefe del ejecutivo resaltó que en los centros penitenciarios privados el gasto por una persona es por 3 mil 819 pesos al día, es decir, 114 mil 588 pesos; incluso, el presidente comparó dicho gasto con su propio sueldo.

Cabe recordar que, durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa, prometió que se reducirían los costos tanto económicos como sociales de las cárceles del país; y además aseguró que se contribuiría a que la reinserción a la sociedad de los reclusos fuera más fuerte, pero, al igual ocurrió lo mismo que la refinería que no construyó y los crímenes que no resolvió. Por lo que ahora existen 11 mil 533 personas afectadas.

La privatización de cárceles federales tuvo sus inicios en México en 2010. Recordemos que en aquel entonces el país llevaba cuatro años sumido en una guerra contra el narcotráfico que provocó que la tasa de homicidios dolosos aumentara en un 55.8% real desde 2006; y en medio de la violencia vivida, el Sistema Penitenciario no se daba abasto.

El Gobierno federal, encabezado por Felipe Calderón, dio su palabra de darle casi 10 mil millones de pesos anuales por 20 años a varias empresas, esto no solo comprometió la mayor parte de su presupuesto devengado en prevención y readaptación social, sino que instauró un esquema que priorizó satisfacer las necesidades de las empresas antes que las de los internos, ya que los presos pasaron a ser “un medio para que la empresa privada obtuviera beneficios económicos” a pesar de que se violaran los derechos humanos, de acuerdo con el informe dado por  la Privatización del Sistema Penitenciario en México de las asociaciones civiles Documenta y México Evalúa.