Frenar la violencia en México, tarea que preocupa y ocupa a AMLO

Foto: citizengo.org
¿Cuándo terminará la violencia en México?

Después de que Felipe Calderón asumiera la presidencia de la República, en medio de fuertes cuestionamientos de su legitimidad, paso de atacar a enemigos abstractos como la pobreza y la falta de oportunidades, a señalar a un enemigo concreto: el narcotráfico.

La llamada guerra contra las drogas comenzó a llenar los periódicos de sanguinarios asesinatos y fuertes batallas entre miembros de las fuerzas del Estado con grupos criminales. Lo anterior fue considerado por el académico de la UNAM, Carlos Fazio, como una guerra de baja intensidad para desarticular a los grupos disidentes del gobierno de Calderón.

Sin embargo, y a pesar de utilizar toda la fuerza del Estado, la “guerra” la iban ganando los grupos del narco y las bajas de los miembros del ejército y policías iban al alza, lo mismo que los civiles, quienes eran considerados como meros “daños colaterales”.

Durante el sexenio pasado, la situación no tuvo un cambio muy significativo, si bien, la guerra ya no era anunciada con tal importancia en los medios, la estrategia continuaba siendo la misma. Y es que, en general la principal razón de que los grupos criminales siguieran cooptando a más personas, en especial a los jóvenes, se debía a la política económica neoliberal.

Lo anterior significa, que se mantenía una baja inversión en educación y cultura; los salarios seguían siendo menores a la canasta básica; se acabaron los logros obtenidos por los trabajadores (reforma laboral de 2012); y se siguió manteniendo una injusta desigualdad económica que hacía que más de la mitad de la población se mantuviera en la pobreza y unos cuantos aparecieran en la lista de los más ricos del mundo.
La llegada Andrés Manuel López Obrador, ha marcado un parteaguas en la política económica de México, pues se comprometió y así lo señaló el pasado 17 de marzo, de dar por terminado el periodo neoliberal en nuestro país, a lo cual ha llamado la 4ta transformación.

Para dar paso a ese cambio que él ha dicho será radical, ha llevado a cabo reformas económicas y políticas; al mismo tiempo que se ha comprometido acabar con la corrupción y rescatar las principales empresas del país, con lo que asegura sacará a México del circulo de violencia en que se encuentra.

¿Pero por qué a poco más de cinco meses de su llegada, la situación no ha cambiado?

Es de entenderse que treinta años de política neoliberal, no se pueden solucionar en cuestión de días, y tampoco significa que esto sea rápido, pues el antigua régimen se resiste a perder sus privilegios. Pero es claro que se está trabajando en ello mediante diferentes acciones que buscan un cambio en la vida político-social de México.
Lo primero es acabar con la base del crimen organizado, que son los jóvenes, muchos que no tienen acceso a la educación y la cultura, por esa razón el gobierno está impulsando programas universales de beca, y también se planea la construcción de cien universidades públicas, con lo que los jóvenes se mantendrán alejados de los grupos criminales.

Al mismo tiempo el aumento al salario mínimo ha sido el más importante en los últimos treinta años, con lo cual se busca que los trabajadores tengan acceso a la canasta básica, evitando así ingresar a las filas de grupos delincuenciales.

Se busca impulsar el desarrollo de la zona sur del país a través de un corredor turístico y cultural, con lo cual se detonará la inversión y el turismo, con lo que los grupos indígenas mantendrán sus tradiciones y tendrán mejores oportunidades.

También se ha aprobado en ambas Cámaras, la creación de la Guardia Nacional, con elementos bien preparados y tecnología de punta, que permita combatir a los criminales que hasta ahora cuenta con mejor equipamiento.
Y finalmente, estamos a unos meses de que se legisle para la legalización de la marihuana, permitiendo que esta planta pueda ser estudiada y permitir obtener más conocimiento sobre ella para diferentes fines, incluido el recreativo y el médico.

Es de entenderse que la situación en nuestro país es complicada, pues realmente existe una putrefacción en diferentes niveles de la sociedad, pero es un trabajo en el que debemos participar todos, para que en poco tiempo podamos ser libres de salir a la calle, sin temor a ser victimas de la delincuencia.

Alam Bernal
alam.beav@gmail.com

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea