Fox, un mañoso que hay que vigilar

El sábado conocimos la noticia e inmediatamente la derecha conservadora se movió para aprovechar el viaje.

A decir del expresidente Vicente Fox, un comando armado intentó entrar en su rancho esta mañana. El mensaje en twitter es lacónico y no proporciona mayores datos. Lo único que agrega Fox es que teme por su seguridad y responsabiliza al presidente López Obrador directamente, de lo que pudiera ocurrirle en adelante a él y a su familia.

La noticia circula de inmediato en todos los periódicos nacionales y redes sociales. Incluso, medios como RT y El País, dan cuenta del hecho en sus portales noticiosos.

El presidente López Obrador no deja pasar el tiempo inútilmente y gira las instrucciones básicas. La Secretaría de la Defensa Nacional, formará de inmediato un cuerpo de seguridad, que se encargará de brindar protección a Vicente Fox en adelante.

Es todo lo que se sabe.

Las opiniones sobre el particular son encontradas y esto tiene que ver con la falta de información sobre el supuesto intento de allanamiento. Por el momento, solo contamos con la declaración de Vicente Fox y con respeto al expresidente, su historial no lo muestra como un ciudadano digno de toda la confianza.

Los expresidentes Fox y Calderón se han convertido en los arietes de campañas conservadoras, para restarle prestigio y credibilidad al gobierno de Andrés Manuel. Casi a diario, publican en redes sociales críticas severas y las más de las veces infundadas sobre las acciones de gobierno de la actual administración.

Han procurado ser piezas importantes en el juego político que desarrolla la derecha, para recuperar un poco del terreno perdido en las pasadas elecciones. No obstante el descrédito manifiesto que estos dos personajes tienen ante el ciudadano, intentas sacar provecho a su calidad de expresidentes, para posicionarse en redes sociales como un par de voces expertas en temas políticos. Hasta el día de hoy, ninguno de los dos lo ha conseguido.

La reacción del presidente López Obrador es la correcta ante esta situación. Ante la falta de más información, lo que corresponde es tomar medidas preventivas para evitar un hecho violento, si ese fuera el caso. Seguramente se harán las investigaciones que correspondan y la evidencia definirá si efectivamente se trata de un acto delictivo en contra de Vicente Fox, o si esta situación obedece a causas diferentes. Incluso políticas.

Tengamos presente que, a raíz de la derrota contundente que sufrió el conservadurismo en la última elección, la calidad de su respuesta política ha dejado mucho que desear. Todo se reduce a guerra sucia, a información falsa y a la calumnia. Se ha llegado al extremo de solicitar apoyo internacional (en el caso del PAN), denunciando un intento de reelección de López Obrador inexistente.

Tengamos presente también que están por verificarse elecciones en los estados de Puebla y Baja California, en donde todo indica que Morena se quedará con ambas gubernaturas sin mayor esfuerzo.

Este momento preocupa mucho a los conservadores, que día a día ven, impotentes, como merma su capital político y como se aproximan sus partidos neoliberales a la zona roja de la extinción.

No sería extraño que este episodio, sin pruebas, sin explicaciones claras y basado únicamente en la palabra de Vicente Fox, resultara al final del camino, un compás más en la zarzuela que baila la derecha con paso vacilante y a punto de caer.

Hay periodistas que hablan ya de un error de López Obrador, al brindar protección al expresidente. Argumentan que hay incongruencia en quitar protección y luego reasignarla nuevamente.

Solo les recuerdo a estos columnistas, que existen protocolos nacionales internacionales para la protección de posibles víctimas. El hecho de que, en forma general, se haya suprimido el aparato de protección a todos los expresidentes, no significa que, ante un hecho de posible peligro, el gobierno esté impedido a implementar temporal o permanentemente, este beneficio.

La incongruencia está en aquellos que queriendo opinar a bote pronto, no analizan suficientemente cada situación.

Allá ellos y sus audiencias.

 

Malthus Gamba
@MalthusGamba