¿Y su nieve? FMI propone ampliar la privatización de la energía y detener Dos Bocas

El Fondo Monetario Internacional (FMI), cuya principal función es otorgar créditos a aquellos países que adopten sus políticas económicas, sugiere que Petróleos Mexicanos (Pemex) reforme su “costoso” plan de pensiones, venda sus activos “no esenciales” y detenga la construcción de la refinería de Dos Bocas.

En otras palabras, el FMI pretende que la paraestatal se desentienda de sus jubilados, detenga su progreso como empresa productiva y aumente la privatización de que fue objeto en gobierno pasados, todo para adecuarse al programa impulsado por este organismo que promueve entregar las áreas estratégicas de los gobiernos a manos privadas, con los nefastos que podemos observar, por ejemplo, en España.

Según un comunicado final de la Misión del Artículo IV del fondo para 2021, Pemex debería “enfocarse en campos rentables para reducir sus costos”, pues “Las pérdidas de Pemex están colocando una carga para los contribuyentes y desplazando otros usos más productivos de los recursos fiscales”, exponen en un análisis inmediatista que no atiende los problemas de fondo, con sugerencias tendientes a impedir la autosuficiencia energética de nuestro país.

Por otra parte, en un sentido estrictamente financiero que desatiende el trasfondo social, el FMI sugirió un camino gradual hacia el endurecimiento de la política monetaria y dijo que México está soportando “un costo humanitario, social y económico muy alto” por la pandemia del COVID-19.

En opinión del FMI, una postura fiscal más “acomodaticia” en 2022, seguida de un aumento permanente adicional en el gasto del 1.5% del PIB en 2023 y 2024 podría tener “importantes beneficios sociales y económicos para el país”.

Y por supuesto que el organismo financiero internacional respalda su política privatizadora impulsada desde hace décadas con la sugerencia de que México “aliente la participación del sector privado para aprovechar su amplia y diversa base de recursos de energía renovable”, lo cual, dicen ellos, reduciría los altos precios de la energía, opinión que se desmorona ante la brutal realidad observable en países como la Gran Bretaña, España, Francia, Italia y muchos más.

Quizá la única propuesta rescatable del reporte del FMI, sea la de una reforma fiscal progresiva que incluya la eliminación de exclusiones y la ampliación del nivel superior del impuesto sobre la renta, misma que tiran por la borda al complementarla con la eliminación del impuesto IVA con tasa cero, excepto para algunos alimentos clave.

Para finalizar, a pesar de que México se encuentra muy por debajo de los países con mayor producción de gases invernadero y de que tiene el más amplio programa de reforestación en el mundo,, el FMI insiste en aumentar el impuesto por la generación de carbono en nuestro país.

Con información de Expansión