A un día de la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), construcción que no pudieron detener, algunos famosos que en el pasado han demostrado su clara oposición a la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, decidieron manifestarse en contra del Tren Maya pues, aseguran, “ha provocado la destrucción de la flora y fauna de la localidad”.

Curiosamente en la protesta de personajes como Kate del Castillo, Ofelia Medina, Eugenio Derbez, Natalia Lafourcade, Omar Chaparro, Bárbara Mori, Rubén Albarrán, Saúl Hernández y Ana Claudia Talancón, no se encuentra argumentación alguna avalada por los habitantes de la zona, pues la evaluación de los “daños” causados por la obra fue realizada solamente desde la propia perspectiva de quienes expresaron su inconformidad.

A pesar de que hace un par de semanas el primer mandatario aseguró que se están ya reforestando 200 hectáreas para compensar las 100 que serán impactadas, y de que el proyecto incluye la creación de tres parques naturales, las celebridades mencionadas optaron por montar una campaña en contra de esta gran obra de infraestructura, aprovechando que son muy conocidos en el mundo del espectáculo para intentar influir en la población.

Y es que a pesar de que el anuncio de los cambios en el trazo del Tren Maya se dio desde el 19 de enero, hasta ahora, un día después de la inauguración del AIFA es que los personajes de la farándula decidieron expresar su inconformidad, lo cual hace pensar que la protesta es motivada más por la estrepitosa derrota al impedir que el nuevo aeropuerto iniciara operaciones, que por un verdadero espíritu ecológico.

Bajo la campaña “Selvame del Tren”, se dieron expresiones como “Necesitamos restaurar y respetar a las comunidades que han logrado que este lugar se mantenga, se sostenga”, de Ofelia Medina, o “Ya se han talado cientos, miles de árboles y podrían ser millones más. Le estamos quitando su casa a miles de especies nativas” de Natalia Lafourcade, evidentemente plagadas de desinformación  que contamina una discusión seria sobre el tema.

Por su parte, el cómico Eugenio Derbez señala, en una absurda generalización, que “El tren maya está destruyendo la selva, nuestro patrimonio natural”.

Sorprende la postura adoptada por los súbitos ecologistas, quienes nunca se manifestaron en contra del escandaloso ecocidio perpetrado en el lago de Texcoco para beneficio de unos cuantos, cuando desde enero el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ya había expresado que en el camellón de la carretera federal 307 Cancún-Tulum no hubo tala, sino rescate y trasplante de árboles, los cuales fueron reubicados a espacios públicos como avenidas y parques de Playa del Carmen, Puerto Morelos y Cancún.