Derivado del Tren Maya, el INAH realiza labores de exploración y mejoramiento en las zonas arqueológicas de la Ruta Puuc

Atendiendo al compromiso de informar periódicamente sobre los avances del proyecto de salvamento arqueológico que la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), realiza como parte del Proyecto Tren Maya, el director general del INAH, Diego Prieto Hernández, detalló los diversos trabajos que se realizan en ocho zonas arqueológicas que forman parte del área cultural conocida como la Ruta Puuc.

En el marco de la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el antropólogo Prieto Hernández explicó que las zonas arqueológicas comprendidas en dicha ruta, la cual incide con el Tramo 3 de las obras del tren, que va de Calkiní, en Campeche, a Izamal, en Yucatán, son: Kabah, Sayil, Oxkintok, Labná, Xlapak, Chacmultún y Loltún, además de Uxmal, sitio con declaratoria de Patrimonio Mundial, considerado el eje de articulación del conjunto.

Dentro de estos sitios, dijo, se han iniciado trabajos arqueológicos que acompañan a la optimización de sus unidades de servicios, incluida la construcción del Museo de la Ruta Puuc, en Kabah, así como la instalación de un Centro de Atención a Visitantes (Catvi) en Uxmal.

El antropólogo refirió que entre este último sitio patrimonial y la estación Calkiní del Tren Maya se creará un nuevo parque nacional dedicado a la conservación ecológica y al recreo familiar, el cual será llamado Nuevo Uxmal.

Este parque nacional se localizará fuera del perímetro de la zona de monumentos arqueológicos de Uxmal y su administración estará a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena). Aunque las construcciones que se habrán de emplazar en Nuevo Uxmal son mínimas, pues su destino es preeminentemente ecológico, el INAH realizará trabajos de prospección arqueológica para determinar la existencia de vestigios en el área, la cual abarca poco más de 2 mil hectáreas entre los estados de Campeche y Yucatán.

Asimismo, este parque considerará además la instalación de una gran área de campamento y turismo sustentable, a partir de la cual se emplazará un sendero de acceso a Uxmal, con transporte público no contaminante y bicicletas, lo que constituirá una excelente puerta de entrada a esta impresionante ruta arqueológica y cultural.

También se emprenden en las zonas arqueológicas citadas labores de limpieza y de reconocimiento de áreas, las cuales incluyen levantamientos topográficos y diagnóstico de necesidades de conservación.

Particularmente, mediante tecnología LiDAR se investiga el camino maya, o sacbé, de 18 kilómetros de largo, que hace más de mil 400 años se construyó para unir a Uxmal y Kabah. Su estudio arqueológico busca profundizar en las antiguas redes de intercambio comercial y cultural, con el objetivo que una vez puesto en valor, sea manejado por las comunidades cercanas a él, mismas que ofrecerán servicios, artesanías y experiencias culturales y deportivas a las y los visitantes.

En la Zona Arqueológica de Kabah se avanza en la limpieza del área donde se construirá el nuevo museo; mientras un grupo de especialistas trabaja en el guión museográfico, la conceptualización y la curaduría de la colección que se exhibirá, con el fin de dar a conocer la cosmovisión del mundo maya en su horizonte Puuc.

Un frente de acción adicional es el asociado con la apertura de nuevas áreas de visita en sitios como Uxmal, donde se contempla el grupo arquitectónico denominado ‘El Palomar’, para enriquecer el circuito abierto al turismo nacional y extranjero.

 

Avanzan vistos buenos de obra en el Tren Maya

Durante su participación en la conferencia matutina, el titular del INAH, Diego Prieto Hernández, mencionó que, tras las fases de prospección y salvamento arqueológico, a fin de que puedan realizarse las acciones constructivas sobre el tendido de las vías del Tren Maya, al día de hoy los vistos buenos de obra generados por los especialistas del instituto, se han completado en los tramos 1, 2 y 3.

En lo concerniente al Tramo 5 norte, dijo, el visto bueno de obra tiene 11 por ciento de avance, mientras que en el Tramo 5 sur, es de 89 por ciento.

El antropólogo concluyó que respecto al sitio arqueológico de Ichkabal, el cual se ubica a 24 kilómetros del Tramo 6 y a 20 kilómetros del Tramo 7 del Tren Maya, de momento no se contempla la apertura de este sitio al público, pero ello no implica que haya cesado la investigación arqueológica, además, es posible que, en el contexto de la obra federal, pueda elaborarse un proyecto para que, a mediano plazo, sea acondicionado para la visita del turismo.

Ubicada al sur de Quintana Roo, Ichkabal es una ciudad maya de 60 kilómetros de diámetro, con más de 450 construcciones identificadas. De acuerdo con datos recabados desde 1994, cuando iniciaron las exploraciones arqueológicas en ella, cuenta con una cronología preliminar desde el Preclásico Medio (400 a.C.) hasta el Posclásico Tardío (1500 d.C.) y mantuvo vínculos con Dzibanché, sede de la dinastía Kaanul, uno de los más poderosos linajes mayas de la antigüedad.

(Fuente: INAH/CanalesTI, ACM)
Advertisement