Escuela indígena de Quiatepec en Puebla; ganó los 20 mdp de la rifa del avión presidencial

Una pequeña comunidad de Zoquitlán, llamada Quiatepec, en el estado de Puebla, en pleno corazón de la Sierra Negra; se ganó el premio de los 20 millones de pesos de la rifa del avión presidencial.

Quiatepec, es una de las zonas más alejadas de Puebla, así una de las que tiene mayor marginación, por lo que el premio ganado de los 20 millones de pesos, representará para la institución una mejoría total para sus instalaciones, que de acuerdo a La Jornada, tiene bastantes carencias.

Las instituciones educativas de nivel indígena suelen trabajar bajo el esquema de multigrado, lo cual significa que un solo maestro atiende a, por lo menos, la mitad de todos los grupos, al tiempo de hacer las veces de director, profesor de educación física, encargado de la administración y hasta intendente.

Era poco probable que un maestro o la comunidad comprara el boleto, por lo que le fueron obsequiados ocho cachitos del sorteo a la escuela indígena, por la Fundación Delia Morán Vidanta, a través del propio gobierno Federal, dentro del programa La Escuela es Nuestra.

Los 20 millones de pesos serán depositados a la cuenta de ese programa y deben destinarse para obras de construcción y mejora de la institución educativa, bajo la administración del referido programa.

Otro compromiso que se tiene que cumplir es que tanto la mano de obra como el material a ocupar para la mejora de la escuela, deberá ser de la propia localidad, de tal manera que se beneficie toda la población y de ser posible más comunidades aledañas.

Esa fundación hizo una donación similar a decenas de escuelas de alta marginación en diferentes puntos del país y de la entidad poblana, por lo que Quiatepec no es la única comunidad que logra ese beneficio.

En Puebla otros dos colegios resultaron ganadores en el sorteo, se trata de la escuela Manuel Pozos, ubicada en Zochiapulco, perteneciente a Zacatlán y la Sor Juana Inés de la Cruz, en la población Guadalupe, del municipio de Acatlán de Osorio.

Con información de La Jornada