Entramos a fase 2 ¿Qué debemos hacer?

ENTRAMOS A FASE 2

Oficialmente entramos hoy a la Fase 2 de la Emergencia Sanitaria, lo cual implicará una serie de acciones de gobierno y de la sociedad para hacerle frente con, esperamos, éxito y que nos permita llegar al otro lado del puente en buenas condiciones como personas, como sociedad y como país.

Desde hace semanas los comentócratas, diversos actores políticos e incluso actrices han opinado, sugerido y hasta se han indignado por lo que consideran inacción del Gobierno Federal ante la pandemia, con la característica común de todos ellos de no tener la menor idea del manejo epidemiológico de una crisis sanitaria.

Sin embargo, en todo momento, científicos especialistas en virología y epidemiología nacionales, asesorados siempre por el mismo tipo de eruditos en el tema de talla internacional estuvieron haciendo frente y planeando la mejor manera de enfrentar la presente crisis.
Como resultado de esto, nuestro país ha tenido una menor curva de contagio que otras naciones, permitiendo así que aún no lleguemos al punto de inflexión donde el contagio se generalice, prolongando de esta forma esa etapa y permitiendo que quienes desafortunadamente enfermen de gravedad lo hagan en forma paulatina, sin estresar el sistema de salud y recibiendo una mejor atención.
En algunos estados de la república se han tomado medidas más extremas que las sugeridas por los especialistas de la secretaría de Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que inevitablemente tensará sus capacidades sanitarias y financieras, eso sin mencionar que esas medidas ya han sido fatalmente probadas erróneas, como tristemente lo hemos visto en Italia y España.

Los hechos demuestran hoy como el Gobierno Federal está perfectamente preparado para enfrentar la pandemia con un plan sanitario cuidadosamente estructurado, con etapas, medidas y acciones específicas destinadas a buscar que exista el menor número posible de enfermos graves.

Aunado a lo anterior, contamos con el invaluable apoyo de la Marina Armada de México, quien pone a disposición de la Secretaría de salud y al servicio de la población toda su capacidad de equipamiento y humana en soporte de la estrategia de salud. De la misma manera, la Secretaría de la Defensa Nacional activó a partir de hoy el Plan Defensa Nacional lll (DN lll), desarrollado para situaciones de desastre y consistente en destinar una enorme cantidad de recursos materiales y humanos para apoyar, suplementar y en caso necesario, suplir todo lo ya disponible en el ámbito civil.

Por otro lado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público reporta la existencia de recursos económicos suficientes y disponibles no sólo para soportar esta pandemia, sino también en previsión de la muy probable crisis que seguirá como consecuencia de la suspensión parcial de la vida económica dentro del país y de la inestabilidad ya evidente en los mercados internacionales.

En resumen: como resultado del cuidadoso manejo de esta crisis y como consecuencia de una minuciosa planeación y ejecución, aunado al compromiso y heroísmo de todo el personal de salud, las fuerzas armadas, el ejército mexicano, apoyadas por los ahorros financieros conseguidos principalmente por el combate a la corrupción, podemos decir que estamos bien preparados para hacer frente y salir airosos de esta crisis.
Pero todo esto sólo será posible y habrá valido la pena si nos comportamos de acuerdo a nuestros ancestrales valores. La solidaridad familiar, el cuidado y cariño hacia nuestros miembros vulnerables que siempre nos ha caracterizado. El enorme y valioso concepto que tenemos de vecindad, de sociedad.

Lo hemos visto muchas veces antes, durante desastres naturales, la increíble y conmovedora reacción inmediata de nuestro pueblo en apoyo incondicional a todo aquel que lo necesita. Ahora es tiempo de poner en práctica eso y más, porque somos un pueblo grande y heroico.
Viva México, viva México, Viva México.