SinLineaMX - Live

El sector industrial y de servicios de Nuevo León ya registra impactos económicos por la falta de agua prolongada por casi tres meses en la entidad. Algunas pequeñas y medianas empresas han reducido horarios de trabajo y unos 2 mil de los 20 mil restaurantes locales, así como fondas, taquerías y cafeterías han tenido que cerrar, de acuerdo con Agua y Drenaje de Monterrey, la delegación estatal de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, lo cual equivale al 10% de los negocios relacionados con ese ramo de la la industria de servicios.

Aunque la temporada de ciclones y lluvias –naturales y estimuladas en un avión– ha ayudado a recargar algunos acuíferos, dado que el periodo de canícula se extenderá hasta agosto, los restauranteros y pequeños comerciantes estiman que será un verano difícil o habrá más cortinas bajadas, como se vio durante el periodo de confinamiento por la COVID-19.

Este lunes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sugirió al Gobierno de Nuevo León plantear a los empresarios “un acuerdo” para priorizar el uso doméstico por el industrial que incluya reducir los procesos de producción.

Agua y Drenaje de Monterrey ha dicho con anterioridad que las grandes empresas operan con acuíferos concesionados y las pequeñas y medianas compañías que dependen de la red pública han sufrido el desabasto al igual que los colonos por lo que han disminuido horas de trabajo.

De esta manera, la falta de previsión de la administración regiomontana y del gobierno estatal, así como su incapacidad para negociar raídamente con las empresas a las que les sobra el líquido a fin de que cedan el que no utilizan, no solamente está provocando el sufrimiento innecesario de la población y el cierre de vías de tránsito en toda la ciudad que afectan a toda la población, sino que está siendo causa de otra devastación en la industria restaurantera y de servicios de la ciudad que tanto se precia de promover la libre empresa y de apoyar a quienes la ejercen.

Y es que a pesar de la crisis del agua que tiene azotada a la ciudad, para el gobernador de Nuevo León, Samuel García no es prioridad buscar acuerdos con las empresas que tienen concesiones de agua en la entidad.
Hoy mismo nos ha sorprendido con una nueva estrategia para combatir la escasez de agua que actualmente enfrenta la Zona Metropolitana de Monterrey. El mandatario adelantó que del martes al miércoles habrán muchas nubes que serán bombardeadas, pero en particular “ocupa” una que llueva por siete horas y que no se mueva.

“En toda esta área van a haber muchas nubes […] Ya estamos empezando a bombardear para que la nube se quede aquí, y llueva aquí seis o siete horas; no quiero que se vaya a Galeana, no me interesa que se vaya al norte. Aquí ocupo la nube lloviendo seis o siete horas, para que todo ese escurrimiento en la sierra en Santiago me ayude a recuperar La Boca, que está seca. Por eso no puedo ayudar a mandar agua, miren, cero”, explicó el mandatario mientras señalaba un mapa hídrico de la región.