En los últimos 6 meses de EPN, se desviaron 40 mdd a través de la Policía Federal: El País

A través de una red de empresas fantasmas, se desviaron 40 millones de dólares de la Policía Federal, en los últimos 6 meses del gobierno de Peña Nieto

De acuerdo a una investigación del diario El País y con los informes de la Auditoría mexicana, se revela un complejo entramado de empresas que usaron dinero de la corporación.
En la segunda mitad de 2018, dos proveedores de la Policía Federal mexicana desviaron cientos de millones de pesos de la corporación a una red de compañías en muchos casos inexistentes o sin actividad.

Las compañías “Servicios Esrome” y “Comercializadora Dizoal” firmaron tres contratos por 774 millones de pesos para la compra de sistemas de monitoreo e intercepción de llamadas. Esrome y Dizoal debían usar el dinero para comprar los productos a compañías israelíes, pero en realidad, el dinero fue depositado a otras empresas, que a su vez lo mandaron a otras compañías, la mayoría en México.

Lo peor, es que las personas que aparecen como representantes legales de estas dos empresas, son adultos mayores de pueblos del área metropolitana de la CDMX. José García Brito, de 74 años, socio fundador de Dizoal y Alberta Manzano, de 65, fundadora de Esrome, quienes aseguraron nunca haber estado en Chalco y mucho menos haber creado empresas para luego obtener contratos millonarios con la Policía Federal.

En la investigación se señala que se han presentado denuncias por suplantación ante la fiscalía del Estado de México.

En ese sentido, la Fiscalía Anticorrupción de México investiga depósitos por casi 40 millones de dólares que la Policía Federal hizo en 2018 a más de una docena de empresas que no reflejan ninguna actividad comercial para la compra de varios equipos de comunicaciones que nunca fueron entregados.

De acuerdo con la información, en el Gobierno de Peña Nieto las secretarías del ramo de seguridad gastaron 52 mil 750 millones de pesos.
La ASF dio aviso al Servicio de Administración Tributaria (SAT), para que audite a las empresas Dizoal y Esrome.

El País señala que los Gastos de Seguridad Pública y Nacional en los sexenios anteriores, son una de las partidas más oscuras del presupuesto. En teoría, su uso está acotado a investigaciones delicadas, para evitar que policías, militares, marinos o fiscales se pongan en riesgo justificando los gastos de manera tradicional, con facturas.
La ley prevé controles para esta partida, pero la Administración anterior aumentó su uso de manera exponencial, dificultando la tarea de los órganos fiscalizadores.

Durante el Gobierno Peña Nieto, las secretarías de seguridad gastaron 52.750 millones de pesos —unos 3.000 millones de dólares— de esta partida, mucho más que en el Gobierno de Felipe Calderón. En los últimos dos años de Calderón (2006-2012) el gasto fue de 5.500 millones de pesos, en los dos últimos de su sucesor superó los 21.500.
En 2019, primer año de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el gasto volvió a niveles de 2011.

Con Peña Nieto, el presupuesto de la Policía Federal en esta partida fue de 3.247 millones de pesos, (unos 170 millones de dólares). Sin embargo, uno de cada cuatro dólares que gastó de la Policía Federal, terminó en las empresas fantasmas.

Información de El País, asegura que en 21 de junio de 2018, Dizoal y la División Científica de la Policía Federal firmaron un contrato para adquirir “una solución integral de inteligencia de monitoreo de redes sociales”, según consta en el documento. El pago sería de 499 millones de pesos. Dizoal era un mero intermediario, pues el producto que ofrecía lo fabrica en realidad la empresa israelí de seguridad Cybergloves LTD. Sin embargo, el dinero no llegó al proveedor israelí y un día después de firmar el contrato, el 22 de junio, el dinero llegó a la cuenta de Dizoal y entre ese día y el 27 de septiembre la empresa movió 173 millones de pesos en varias transferencias a la cuenta de Odell; además, Dizoal transfirió 147 millones a Soferxa.

Con información de El País