Empresa que maneja redes al Jefe Diego, obtuvo millones con Anaya; estuvo involucrada en lavado de dinero

No le fue bien al panista, Diego Fernández de Cevallos, en su incursión a las redes sociales.
Resulta se supo que la empresa que maneja sus redes sociales, estuvo involucrada en lavado de dinero. Además, esa misma empresa recibió millones de pesos del excandidato presidencial, Ricardo Anaya.

En entrevista con Carmen Aristegui, el llamado ‘Jefe Diego’ dijo que su cuenta no es manejada él mismo, sino la empresa Ojiva Consultores, misma que obtuvo millones de pesos en contratos con el ex candidato presidencial Ricardo Anaya, a quien le diseñó su estrategia de redes desde años antes de la elección de 2018.

Durante la entrevista, Aristegui le mencionó una nota periodística en la que se reseña que la empresa que ahora, es la encargada de sus redes, está involucrada con un escandalo mayor.
Ante los cuestionamientos, tacho de difamatoria la información.

Dicha publicación fue dada a conocer por El Heraldo en 2019, indica: “Detienen por lavado de dinero a colaborador de Andrea de Anda”.

“El día 10 de julio de 2019 fue arrestado en la frontera de Guatemala con México el ciudadano mexicano Hugo Antonio Muñoz Herrera, junto a otro empleado de Ojiva Consultores, a quien les habrían sido incautados 26,000 dólares en efectivo, cuya procedencia no pudieron acreditar.

Se supone que esta cantidad es procedente de trabajos no oficiales de consultoría que la mexicana Ojiva Consultores, propiedad de Andrea de Anda proveyó al candidato a la presidencia de Guatemala, Alejandro Giammattei.

A Muñoz Herrera se le identifica como operador de Andrea de Anda, subalterno de Emilio Barragán, responsable de las operaciones de Ojiva Consultores”.

Cabe señalar que, Andrea es la dueña de esa empresa, involucrada en el manejo de redes tanto de Anaya y ahora el Jefe Diego.

“Si tú das esta noticia que la difama, porque es ofensiva para ella o su empresa, podrá ser verdad o mentira, podrá haber culpa o inocencia, no lo sé, pero tampoco me importa. Sé que se trata de una empresa seria, profesional y que ella como persona me ha parecido excelente en las dos ocasiones que la he tratado”, atajó el abogado.

“Es tanto como si yo en este momento hablara, en ausencia tuya… de que fuiste demandada en un litigio donde se te imputaban conductas indebidas, abuso de recursos de una empresa y que tú no te pudieras defender. Para mí tú eres una persona absolutamente honorable como lo es esta otra (Andrea)”, comparó Fernández de Cevallos.

“No soy juez, no conozco los expedientes, pero no me parece correcto que a mí me emplaces a dar una respuesta de esa naturaleza”, agregó.

De acuerdo con el sitio de Aristegui Noticias y con datos del Instituto Nacional Electoral, entre 2016 y 2017, la empresa Ojiva recibió 4 millones de pesos en contratos para diseñar la imagen de Ricardo Anaya en redes sociales.

Durante la campaña del 2018, Anaya reportó tres contratos con Ojiva que suman 2.7 millones de pesos (Reforma/ marzo 2018). En abril de 2018, el Financiero publicó que Ojiva Consultores S.A de C.V, especializada en mercadotecnia, manejo de internet y redes sociales, había captado 11 millones 600 mil pesos.

Sobre quién le sugirió a Ojiva, Fernández de Cevallos dijo que “me la propuso un amigo”, “no es político, para que no haya suspicacias”, “es un amigo mío abogado que me estuvo insistiendo mucho”.

Y es que Andrea De Anda y Ricardo Anaya se conocen desde hace años en Querétaro, que es donde se encuentra la sede de la agencia Ojiva Consultores, desde antes de que el excandidato presidencial fuera líder nacional del PAN.

Datos de Sin Embargo reportan que, el comité nacional del partido, Ojiva fue su principal consultora y operadora en estrategia digital, tal como lo señaló Álvaro Delgado. Pero, una vez que Marko Cortés entró a la presidencia del partido apartó a De Anda y a su agencia.

Sin embargo, ahora trabajan en la nueva campaña de Ricardo Anaya, como parte de su estrategia para volver a ser candidato presidencial en 2024.

Con información de Aristegui Noticias y Sin Embargo