Empresa española Iberdrola ‘sangra’ a CFE con $56 mil mdp en subsidios

Ahora que la oposición y algunos de sus aliados en los medios se oponen la propuesta de Ley de la Industria Eléctrica del Presidente López Obrador para dar prioridad a la CFE sobre las compañías privadas productoras de energía, es importante aclarar el daño a nación de esta reforma aprobada en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Como ya lo habíamos informado, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) reitera que de mantenerse el esquema vigente de contratos con los productores independientes de energía (PIE), el daño a la nación se calcula en 412 mil millones de pesos por subsidios, riesgos cambiarios y de inflación, bajo despacho y tarifas crecientes.

Directivos de la CFE señalan que se la paraestatal sufre una sangría”, además, alertaron a los legisladores, que tan solo en subsidios a las compañías privadas, hay un boquete de 249 mil 606 millones de pesos al erario y de este monto, 56 mil 175 millones corresponden exclusivamente a la trasnacional Iberdrola por la operación del parque eólico La Venta, en Oaxaca.

Los Funcionarios de la empresa del estado, aclararon que “no hay una nacionalización disfrazada y llamaron a “poner fin al saqueo de un pequeño grupo de particulares, de gángsters que se han hecho intensamente ricos” con los contratos obtenidos al amparo de la reforma energética del sexenio pasado”.

En ese sentido, Ignacio Mier de Morena, defendió la iniciativa del Presidente de México y señaló que “no debe privilegiarse el negocio, sino generar condiciones de equidad entre la CFE y las empresas privadas, las cuales reciben subsidios disfrazados”.

Por su parte, Dolores Padierna, vicepresidenta de la Mesa Directiva, resaltó “que las reglas están hechas para beneficiar a los generadores privados, a quienes se les paga aun si no producen ni venden electricidad a CFE, con un costo de hasta 16 mil millones de pesos para el Estado”.

Las subastas impuestas con la reforma energética “son una simulación de precio más bajo” para que entren primero a la red, pero las compañías no informan el costo de porteo, de respaldo y de servicios auxiliares, lo cual incrementa el costo real”.

El director de CFE Energía, Miguel Reyes, planteó que el Congreso debe vigilar cuánto del presupuesto de la empresa se destina a favorecer a los consumidores, garantizar la soberanía energética y confiabilidad de la red, y cuánto a anclar inversiones privadas.

Por ejemplo, dijo, que los subsidios a la empresa español, Iberdrola constituyen un dumping comercial y desglosó: por tarifas de porteo la CFE no recibe 2 mil 600 millones de la empresa española; por intermediación de contratos legados 10 mil 75 millones, y de ingresos no percibidos por suministro básico, 43 mil 500 millones de pesos.

Contrario a lo que aseguran opositores y los medios, el director de finanzas de la CFE, Edmundo Sánchez Aguilar, explicó que “no hay libre competencia en el sector eléctrico, sino un monopolio de un grupo muy chiquito de empresas”. Señaló también que con esta nueva reforma, se acabarán los subsidios “a un grupúsculo de hampones y las tarifas podrían bajar 20 o 30 por ciento, que equivaldría a una disminución de 140 mil millones de pesos en beneficio del bolsillo del pueblo mexicano”.

Según funcionarios de la CFE, con la nueva reforma que propone el Presidente López Obrador, las tarifas podrían bajar 20 o 30 por ciento

Con información de La Jornada