Empieza la recuperación económica y lo mejor ¡Sin deuda!

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), calcula que la pérdida de empleos a causa de la pandemia en el mundo, ha sido de alrededor de 495 millones de empleos. Recordemos que solamente en los Estados Unidos se perdieron más de 50 millones a un ritmo semanal de 1.4 millones.

Hace unos días la calificadora internacional de crédito Moody’s, predijo que los 12 millones de empleos (formales e informales) que se habían perdido durante la pandemia en México, podrían tirar la recaudación de impuestos entre un 1 y un 12%, estimando que el promedio de disminución en el pago de las contribuciones sería de 10% debido a esta razón.

Sin embargo este lunes el INEGI, Instituto Nacional de Estadística y Geografía, reveló que en Agosto se recuperaron en México casi 8 millones de los 12 que se perdieron durante el cierre de la economía a causa del Coronavirus; para ser exactos, recuperamos 7.8 millones de empleos, equivalentes al 65% de todos los empleos perdidos desde Abril.

Es importante señalar que la mayor cantidad de empleos perdidos se dio en la economía informal, ya que en la formal solo se perdieron menos de 1 millón; y es en este mismo sector de la economía, en el informal, donde se han recuperado la mayor cantidad de los empleos.

Otro dato interesante es que durante el período comprendido entre Abril y Agosto, los niveles de recaudación de impuestos no disminuyeron, básicamente porque cualquier cantidad que hubiera dejado de cobrarse a causa del cierre de empresas y pérdidas de empleo, fue compensado por las acciones del gobierno federal en la cobranza de impuestos atrasados a grandes contribuyentes, y en las que se relacionan con la facturación falsa que están persiguiendo  el SAT y la Procuraduría Fiscal.

Adicionalmente la economía está ya registrando señales muy claras de recuperación en varias industrias, cuya actividad económica ha comenzado a repuntar después de la pandemia, como los sectores agropecuario y de la construcción, que ya se encuentran en sus niveles de Agosto del 2019.

Hay que recordar que la estrategia implementada por el gobierno federal en materia económica antes y después de la epidemia, que implica la distribución de apoyos económicos a 23 millones de familias que conforman el 70% de la población, así como los créditos dirigidos a micro, pequeñas y medianas empresas, lograron que el consumo no se cayera; de hecho aumentó en una cantidad equivalente al 10% comparado con respecto al mismo período del año anterior.

Esto no solamente benefició a las familias que han recibido el dinero, sino también a los negocios donde estas familias realizan sus compras, y a las empresas que fabrican los productos que se venden en esos negocios.

Si a esto le sumamos que este año ha habido un incremento también del 10% en las remesas que los mexicanos envían a sus familias de este lado de la frontera, la cantidad de dinero que se ha puesto en circulación entre el gobierno federal y los mexicanos en Estados Unidos, está ayudando no sólo a mantener la economía, sino a que su recuperación se comience a ver desde el tercer trimestre del año, antes de lo que se esperaba.

Así es que probablemente, la calificadora Moody’s y algunas otras vayan a tener que corregir sus pronósticos de desastre económico para nuestro país, porque como dice el Presidente, parece que se van a quedar con las ganas.

Es muy claro que estas organizaciones del mundo neoliberal, no pueden ni siquiera concebir como un gobierno puede salir adelante sin contraer deuda adicional, por medio de un plan de austeridad gubernamental y del combate a la corrupción, que le ha permitido liberar grandes cantidades de fondos para inyectárselo básicamente al consumo. Esa fórmula basada en la honestidad no es algo que sus radares puedan procesar.

Como decía Séneca, el filósofo de la antigua Roma: ”Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad”.