En estos últimos dos días la derecha nos ha regalado momentos inolvidables para la diversión general, que deberíamos recordar como perlas que nos aligeran la rutina diaria.

Por ejemplo en un mensaje de Twitter, al panista Quadri se le ocurrió insinuar que Putin había financiado al partido verde alemán, para que obligara a la canciller Angela Merkel a cerrar las plantas nucleares en su país, sometiendo así a los alemanes a tener que comprar el gas ruso. Para vergüenza general, la embajada de Alemania en México le respondió el mensaje preguntándole cuál era su fuente de información y regañándolo elegantemente por difundir información falsa. Lo más patético fue que este diputado subnormal, respondió el mensaje de la embajada alemana citando como fuente una columna publicada en el pasquín Reforma, con lo que sólo ratificó la falsedad de la información, quedando en ridículo ante la embajada y gran parte del país.

En otro magno evento de la comedia cándida, Marko Cortés reveló una primera lista de posibles candidatos del PAN para competir por la presidencia en el 2024, mencionando tres nombres: Ricardo Anaya, quien probablemente tuviera que gobernar vía YouTube para evitar que lo detengan y lo metan en la cárcel; García Cabeza de Vaca, quien seguramente lo tendría que hacer desde Estados Unidos, mientras se tramita una orden de extradición para encerrarlo y Lilly Téllez, la senadora exmorenista llena de rabia que vive en otro planeta.

A estos 3 personajes los califica Cortés como sus cartas fuertes, aunque en honor a la verdad es bastante injusto con otros que podrían ser sus caballos negros en la carrera presidencial, como Lorenzo Córdova por ejemplo, quien podría aspirar a esa candidatura una vez que termine de ensuciarse las manos, llevando a cabo cuanto fraude pueda realizar hasta que deje el INE el año que viene y que esperaría coronar su carrera delincuencial con el premio mayor de la representación del cartel del PAN, digno de su nivel.

Otra aspirante de lujo podría ser Margarita Zavala, que con toda claridad reúne los méritos necesarios para representar al PAN en la carrera presidencial. Es hipócrita, corrupta, encubridora de delitos de lesa humanidad, con un historial perfecto de simulación y falta de capacidad cerebral, que la convierte en un candidato de lujo para ese instituto del crimen organizado.

Sin embargo, la lista no incluyó al verdadero caballo de Troya para ese proceso, que hoy es el nuevo ideólogo de la derecha, Chumel Torres, que inspira el pensamiento visionario especialmente del PAN y que produce grandes cantidades de ruido ambiental en las redes sociales, ostentando una popularidad de grandes proporciones entre las huestes de la estulticia galopante, a un nivel que ninguno de los anteriores podría presumir. Casi seguramente este precandidato podría muy bien aparecer en una última lista, para tomar por sorpresa al electorado ávido de tanto ingenio pozolero.

En otra pieza digna del país de las maravillas de Alicia, vimos a la pintoresca titular de la alcaldía Cuauhtémoc de Ciudad de México, lanzando pelotas de hule desde un balcón, que llevaban pegados billetes de 500 pesos en plena veda electoral, hecho que negó ante la prensa con cara de burla, a pesar de las evidencias gráficas que todos hemos visto; mientras el consejero electoral Murayama participaba en un space de Twitter dedicado a denostar al presidente, justo durante el período de veda instalado para que él y los demás miembros del INE promuevan la consulta de revocación de mandato.

Así, las joyas de la realidad nos mantienen entretenidos, al tiempo que aparece una declaración dentro de la derecha que por fin dice algo sensato en la voz de Carlos Slim, pidiendo respeto para la institución presidencial y llamando elegantemente estúpido a Claudio X González y a sus aliados, por su necedad en mantener una confrontación permanente con el gobierno federal, lo cual viniendo del verdadero ejemplo a seguir para los neoliberales, tendría que mover a la reflexión a aquellos partidarios del junior ocioso que todavía puedan utilizar una parte de su cerebro.

Como dijo el cineasta David Lynch: “Si ves a un hombre en repetidas ocasiones golpear contra un muro hasta sangrar, después de un tiempo te hace reír porque se convierte en absurdo”.

Por Erika