El silencio de los medios en el caso: Lozoya y Altos Hornos de México

@AlamBeav

Estos últimos días han sonado temas muy interesantes en el ámbito político del país, todo a partir -como ha sido desde el inicio del gobierno de López Obrador- por las declaraciones hechas por el presidente en sus ya famosas conferencias mañaneras.

Y es que, el presidente hizo fuertes señalamientos contra lo que él llamo “el hampa del periodismo”, en alusión a algunos periodistas que han hecho de su oficio la principal lanza de ataque contra su gobierno a través de calumnias, difamaciones y tergiversaciones de la información.

Muestra de ello se dio unos días después cuando a través de sus redes sociales Joaquín López Doriga, señaló que el senador por el Partido Verde, Manuel Velasco, ocuparía el cargo de secretario del Medio Ambiente; esto generó críticas de varios periodistas y medios de comunicación, con una “información” que resultó ser falsa y que no tenía sustento.

Todo esto resalta después de que el diario Reforma diera a conocer una lista de periodistas que recibieron fuertes cantidades de dinero durante el gobierno de Peña Nieto, siendo el número uno de la lista precisamente López Dóriga, con una financiación de 251 millones 482 mil pesos.

Cabe resaltar que en la lista también aparecen otros comunicadores cercanos a los gobiernos del PRI y del PAN, y fervientes opositores al movimiento encabezado por López Obrador. Tal como lo señala el politólogo francés René Bartillac, estos “periodistas canallas” tienden a utilizar su posición para generar campañas de desprestigio contra gobierno contrarios a sus intereses.

Las declaraciones del presidente fueron duramente criticadas por periodistas e intelectuales como Federico Arreola, Enrique Krauze -quienes aparecen en segundo y tercer lugar de la lista respectivamente- e incluso el mismo ex consejero del IFE, José Woldenberg.

Paradójicamente, estos personajes han realizado críticas muy leves en sexenios anteriores y maximizado algunas noticias en el actual gobierno, para ejemplo, podemos mencionar el caso de la “Casa blanca de Peña Nieto” dado a conocer por Carmen Aristegui, el cual no fue tan importante para cuestionar, analizar y criticar en los medios antes mencionados.

Lo cual contrasta con el bombardeo mediático y la exigencia de resultados rápidos del gobierno actual en diferentes rubros, que van desde el combate al huachicol, la inseguridad, el sistema de salud, la corrupción, etc. Lo cual tiene un propósito muy claro, que es generar un desgaste a la figura presidencial, que, según algunos sondeos, tiene una gran aprobación por parte de la población.

En ese contexto, podemos ver que en la reciente orden de aprehensión contra el ex director de Pemex, Emilio Lozoya y de Alonso Ancira, dueño de Artos Hornos de México, acusados de operaciones con dinero de procedencia ilícita, estos medios no han hecho gran eco del caso a pesar de la magnitud de la situación.
Y es que, Lozoya esta involucrado en uno de los mayores escándalos de corrupción de América Latina con la empresa brasileña Odebrecht, que, según informaciones, financió la campaña presidencial de Peña Nieto, para obtener favores políticos y económicos a su llegada a Los Pinos. Mientras que Ancira, es uno de los grandes beneficiarios de las privatizaciones del gobierno de Salinas de Gortari, quien le entregó la más grande e importante siderúrgica del país.

A pesar de la gran relevancia de estos acontecimientos, Televisa en su principal noticiero matutino el día 28 de mayo, se llevó a cabo una capsula informativa de apenas 1 minuto 43 segundos, lo mismo sucedió a lo largo del día por otros medios, quienes no dieron la importancia que deberían a un asunto de esta magnitud.

Y es que, los personajes que se mencionaron anteriormente son hombres de gran poder político y económico, cercanos a ex presidentes e involucrados en uno de los casos de corrupción más grandes de América Latina, que en otros países han llevado a presidentes a la cárcel y que en México parecían ser solamente una situación más en la larga lista de impunidad.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea