El silencio de los indecentes

Lo ha señalado en reiteradas ocasiones el presidente López Obrador: la prensa conservadora no quiere hablar del caso Emilio Lozoya, ni tampoco del asunto relacionado con la captura de personajes importantes, asociados al caso Ayotzinapa.
Tampoco de los avances que se están dando en ambos lados de la frontera norte del país, para dar claridad a lo que en realidad sucedió con el operativo “Rápido y Furioso”.

Los viejos “medios sicarios”, ya están en campaña, rumbo a las elecciones del 2021. Su interés inmediato, está en publicar el mayor número de notas negativas, para restarle apoyo social y credibilidad al actual gobierno.

Vemos a un Raymundo Riva Palacio concentrado en atacar de manera permanente al doctor Hugo López-Gatell, hablando de que el número de muertos que registra nuestro país a consecuencia de la pandemia de Covid-19, es mayor al reportado por Italia y Francia hasta el momento. Sus afirmaciones son estúpidas naturalmente, puesto que no toma en cuenta que esos países, tienen una población muy menor a la que encontramos en México.

Decir que hay más muertos aquí que en Francia, es igual que señalar que hay más frijoles en una olla, que en un plato.
Por eso, la regla para calcular y comparar las defunciones por cualquier causa, tiene como base el registrar el número de muertes por cada CIEN MIL, o MILLÓN de habitantes.

Así tenemos que si Francia tiene una población aproximada de SESENTA Y SIETE millones de habitantes y México una de CIENTO VEINTISIETE millones, deben dividirse cada total entre el número de fallecidos en cada país y se obtiene el dato del mortalidad real, por cada millón de habitantes. Esa es la comparación que deben hacer.

Es natural que en un país de gran extensión territorial y mayor población, se registren más muertes. Pero esto no quiere decir que necesariamente el nivel de mortandad sea mayor.

Vamos a poner otro ejemplo: un niño tiene en su mano SEIS canicas y pierde DOS. Con esa reducción, pierde UNA TERCERA PARTE de su capital en canicas. Su propiedad es pequeña.

Otro niño tiene una bolsa con cien canicas y pierde DIEZ. Ese niño solo sufre la pérdida de UNA DÉCIMA PARTE de su capital, en relación con lo que tiene. Su propiedad es mayor.

Para fines comparativos, la pérdida de dos canicas, para quien solo tiene seis, es mayor que la pérdida de diez, para el niño que cuenta con una bolsa de cien canicas.

Todas las mediciones que hacen los periodistas de “medios sicarios”, toman como dato el número de muertes, sin hacer otro tipo de análisis. Claro que México va a registrar un mayor número de muertes. Alemania, España, Francia, Bélgica, Corea y otros países, son de una extensión territorial mucho menor a la de México y por lo mismo, el número de habitantes es más bajo.

La campaña en contra del Dr. Gatell, pretende abrir una grieta en la muralla que ha construido la Cuarta Transformación. Los conservadores no han encontrado un punto de debilidad contra el cual puedan dirigir un ataque sostenido y permanente.
Necesitan debilitar al gobierno del presidente López Obrador y no hay mucho de donde echar mano.

Hace algunos meses, muchos ciudadanos estábamos seguros de que los grupos “fakeministas” controlados en buena parte por el calderonismo y al panismo conservadores, serían la herramienta para golpear una y otra vez al gobierno del cambio y al presidente.

Pero la pandemia de Covid-19 echó por tierra esa posibilidad. No hay manera de acudir a manifestaciones. Las protestas públicas convocadas para actos de más de cien integrantes, están limitadas en este momento. Y una protesta de cien personas, solo las realizan los militantes de FRENA, a los que la burla pública parece no importarles.

Por eso la guerra total que vemos en medios informativos y redes sociales. Las precampañas rumbo a las elecciones del 2021, se llevarán a cabo en buena medida, en estas arenas públicas.

Los “medios sicarios” ocultarán las noticias que consideran perjudiciales para los intereses conservadores. Nada se debe decir respecto a Emilio Lozoya, porque ahí están involucrados integrantes de los anteriores gobiernos, de filiación priista.

Nada que reportar sobre el caso Ayotzinapa, donde con seguridad saldrán involucrados personajes, perredistas y priistas.

Y mucho menos hablar sobre la situación del asunto “Rápido y Furioso”, en el que el expresidente Felipe Calderón juega un papel relevante, que incluso puede conducirlo a tribunales nacionales y extranjeros. La cárcel junto a su amigo y colaborador Genaro García Luna, es un escenario que no puede descartar el expresidente en este momento.

A final de cuentas, todo lo que empañe la imagen de los anteriores gobiernos neoliberales, debe quedar oculto bajo la montaña de “basura informativa”, que estos medios crean a diario, para descalificar el trabajo del gobierno de la Cuarta Transformación.
No solo es Riva Palacio.

Conocemos a los Ciros, Pascales, Loret, López Dóriga y demás, que intentan engañar a sus audiencias, con noticias falsas. Quieren inclinar la balanza del voto a favor de los viejos partidos neoliberales, a los que hoy presentan como defensores de la democracia y la libertad.

El Dr. Gatell ha realizado un trabajo de primer nivel, en lo que corresponde a la contención de la pandemia de Covid-19. La estrategia ha funcionado sin dificultad y esto puede constatarse con los datos reales que están a disposición de quien quiera consultarlos.
Ningún enfermo se ha quedado sin atención. El número de camas y equipos siempre ha sido mayor al número de enfermos que requieren cuidados.
Hay hospitales, médicos y enfermeras en número suficiente. No faltan medicamentos.

El alarmismo sobre la pandemia, está solo en los medios que trabajan a favor de la causa conservadora.
En la realidad, las cosas son muy distintas.

Mentirle al pueblo es una estrategia cruel y sucia, cuando estamos viviendo tiempos de emergencia en México y en el mundo. Intentar manchar la reputación de quienes están dando a diario lo mejor de sí para controlar el contagio es vil.

Defender a los criminales del pasado y ocultar las noticias que tienen que ver con la corrupción neoliberal, es reprobable.
Pero así actúa la vieja “prensa sicaria”. No se resigna a la pérdida de privilegios y trabaja a favor de quienes en base a la corrupción, cubrían el “chayote” que hoy les niega el gobierno de la Cuarta Transformación.

Es bueno conocer cómo trabajan, para no ser engañados por ellos.
No se puede votar por los mismos que hundieron al país y hoy quieren que los levantemos del piso, para continuar con sus atracos en contra de la México y los mexicanos.

Malthus Gamba