El juicio a expresidentes y la Mafia de Arizona

Por @Fidel_el_de_acá

El pasado 21 de Febrero en la conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que el expresidente Carlos Salinas de Gortari es el padre de la desigualdad moderna y que si se decide enjuiciar a los expresidentes, se debería empezar por él.
“Es el periodo de más desigualdad, por eso he bautizado al presidente de ese entonces (Carlos Salinas de Gortari) como el padre de la desigualdad moderna. Hemos dicho ‘basta’ a la política neoliberal”, mencionó el mandatario.

Aún no está claro si es que se va a llevar a cabo la consulta para juzgar a los expresidentes aunque algunas personas activistas de twitter como Filipo Ocadiz @FilipoOcadiz y Mima @mima650217 desde Enero de este año han realizado recolección de firmas para que se lleve a cabo la consulta para juzgar a los expresidentes.

Otra persona que también ha manifestado sobre su deseo de juzgar a los expresidentes es Epigmenio Ibarra @epigmenioibarra, quien desde hace más de 5 años realiza el #PaseDeListadel1al43 en Twitter y quien fijó su postura en una video columna de Milenio que se publicó el 12 de Febrero en la cual menciona que “si la corrupción mata, la impunidad que con el dinero robado al pueblo se compra, mata más y por más tiempo. Un criminal que se sabe libre de castigo, volverá a matar, volverá a robar, volverá a abusar de sus semejantes, y contagiará a otros que seguirán su ejemplo, un crimen que no se castiga, es un crimen que indefendiblemente se repite”

Al igual que Epigmenio Ibarra, me manifiesto a favor de juzgar a los expresidentes ya que creo que mientras eso no se haga, estamos viviendo en un estado de impunidad, en lugar de un Estado de Derecho. Veo que muchas personas en Twitter que apoyan la #4T están en contra de juzgar a los expresidentes desde hace mucho tiempo movidos en mi juicio, por el problema de seguridad que representa para el presidente Andrés Manuel López Obrador atacar abiertamente a estos personajes tan oscuros como han sido los expresidentes.
El Estado Mexicano nos representa a todos los mexicanos y todos juntos: Gobierno y Pueblo no podemos temer las represalias o el poder de unos pocos que han saqueado y masacrado al país. Debemos confiar en nosotros y en nuestro gobierno para juntos construir o reparar las instituciones encargadas de la impartición de Justicia.
Desde el arresto de Genaro García Luna en Texas, por parte del gobierno de EEUU, hemos confirmado lo que era un secreto a voces: el gobierno de Felipe Calderón se alió con el narcotráfico en lugar de combatirlo en su fallida “Guerra contra el narco”. A partir del arresto de García Luna, se ha visto que el gobierno de EEUU está buscando no sólo combatir a los narco políticos mexicanos sino también a altos funcionarios de las administraciones de Bush, Clinton y Obama.

Uno de esos grupos de poder político en los EEUU, es la autodenominada Mafia de Arizona, que ha sido descrita en un reportaje del portal Frank Report de 23 de Julio de 2018, pero que en México se ha hablado muy poco o casi nada.
La Mafia de Arizona no es una organización que esté ligada a la mafia siciliana. En realidad es como se autonombró un Grupo Político encabezado Janet Napolitano quien fuera Fiscal General de Arizona de 1999 a 2002 y posteriormente gobernadora de Arizona de 2003 a 2009. Fue nombrada por Barak Obama como su candidato a Secretaria de Seguridad Nacional el 5 de Noviembre de 2008, un día después de que Obama ganó las elecciones. El grupo político de Napolitano se mudó a Washington y pronto ganaron fama al ser conocidos socialmente como la Mafia de Arizona por el poder tan grande que tenían y lo contundentes y agresivos que eran en la escena política de Washington en ese entonces: “Cuando el “equipo de Napolitano” llegó a DC, sus amigos y colegas los conocían como la “Mafia de Arizona” , un nombre de broma que se refería a cuán despiadados y dispuestos estaban a hacer absolutamente cualquier cosa en apoyo de su jefa, Napolitano. Muchos en DC estaban legítimamente aterrorizados al saber que se habían involucrado en una disputa o problema con un miembro de la “Mafia de Arizona” de Napolitano, debido a la reputación que desarrollaron por su crueldad.”


En el reportaje de Frank Report se nombra a Napolitano como jefa de la Mafia de Arizona y se detallan relaciones de su mano derecha Denis Burke, quien fuera abogado de Clare Bronfman, heredera de licores Seagram quien admitió los cargos que la relacionaban con la secta NXIVM.

 


Durante el juicio de Keith Raniere, se habló de la participación de Emiliano Salinas en la secta NXIVM y se esperaba que también fuera llevado a juicio, pero aparentemente el poder del grupo de Napolitano y la relación que existe entre Carlos Salinas y Janet Napolitano habría ayudado a proteger a Emiliano Salinas en el juicio a Raniere.
El texto de Frank Report menciona: “Los lazos de la “Mafia de Arizona” dentro del partido demócrata de los Estados Unidos y sus negocios, amistades sociales e intereses en rápido aumento en México sugieren y revelan otros lazos actuales y pasados entre el Partido Demócrata y el ex presidente mexicano Carlos Salinas”.


Hace unos días se hizo viral en México la situación que vivió Felipe Calderón al ser reprochado en un vuelo a Europa por un ciudadano mexicano que le recriminó su actuación como presidente y que le dijo que a él le dará gusto verlo tras las rejas. El exmandatario trato de desacreditar a su interlocutor al decir que él no era mexicano y posteriormente los partidarios de Calderón trataron de desacreditar a esa persona creando el HT #LordCadeteMilitar. La sorpresa que se llevaron los calderonistas fue que ese mexicano resultó ser Emilio Corona Ruggerio, un tenor lírico ligero de nacionalidad mexicana y ascendencia siciliana. Efectivamente estudió en el Heroico Colegio Militar y, a la edad de 18 años decidió cursar la licenciatura en canto, en la Escuela Nacional de Música de la UNAM. En 1998 se fue a Europa y allá conoció a Plácido Domingo, José Carreras y otros importantes tenores.
La idea de desacreditar a Ruggiero se revirtió en las redes sociales y nació el HT #MeDaraGustoVerloTrasLasRejas como un reclamo generalizado del pueblo frente a la actuación de Calderón.


El juicio a los expresidentes es un tema toral para el Estado de Derecho y la Justicia en México. No es una tarea fácil, ni simple dadas las implicaciones que se tienen y las reformas constitucionales que se requieren para poder lograrlo. Los grupos de poder tanto en México con nuestra “Mafia del Poder” que aún tiene sus bastiones en el Poder Judicial, en algunas instituciones del Estado Mexicano como en INE y en los grupos de poder económico, aún son muy poderosos. Esos grupos forman parte del Estado Profundo en México y que es el poder que existe en los gobiernos aunque los gobiernos cambien.
La Mafia de Arizona es parte del Estado Profundo de EEUU y aparentemente la administración Trump está combatiéndolos y parte de ello es el arresto de Genaro García Luna. El rechazo por parte la Corte que sigue el caso a la petición de los abogados de García Luna de llevar su juicio en libertad, nos demuestra que los fiscales van en serio y esperemos que más personas sean involucradas en este juicio.


Muchas de las personas con las que hablo no creen que se pueda llevar a juicio a los expresidentes en México y es que estamos acostumbrados a vivir en la impunidad. Es mi opinión que debemos creer en la Justicia y luchar por ella. Debemos aspirar a que los que violan la ley deben ser sancionados. Es delicado pensar que se puede pasar por alto los grandes agravios que hemos sufrido los mexicanos por las personas que juraron defender la Constitución y a la Patria ya que estamos siendo participes de la impunidad y la omisión.
El juicio a los expresidentes no es una tarea fácil y requiere la unidad de la sociedad y exigir que se modifiquen las leyes y se depuren los órganos de impartición de justicia que aun apoyan y protegen a quienes deberían juzgar y en su caso castigar. No es una tarea simple, pero sin duda es una labor que merece llevarse a cabo.