Tras varios días se incertidumbre se confirma que el gobierno de Joe Biden no invitó a los presidentes de Venezuela y Nicaragua a la Cumbre de las Américas que se desarrollará en los próximos días en Estados Unidos.

Kevin O’Reilly, coordinador de la cumbre en Estados Unidos, dijo que aún no se ha dicho la última palabra en el caso de Cuba, y que dependerá de la Casa Blanca la decisión de si se invita al presidente de la isla a Los Ángeles, aunque afirmó que sí se pidió la asistencia de los activistas de la sociedad civil cubana.

Sin embargo, el presidente de Cuba ya dijo en Twitter que bajo ninguna circunstancia iría a la cumbre que se realizará en Estados Unidos.

“Se sabe que el gobierno de Estados Unidos concibió desde un inicio que la Cumbre de las Américas no fuera inclusiva“, acusó.

De acuerdo con información de los medios, se sabe que Estados Unidos ya comenzó a enviar las invitaciones desde la semana pasada, pero hasta el momento no ha trascendido si cedió ante los reclamos de gobiernos de México, Chile, Bolivia, Argentina y Guatemala para incluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El mandatario cubano agradeció la postura de los líderes que pidieron la asistencia de Cuba, Nicaragua y Venezuela:

“Agradecemos la valiente y digna posición de los países que han levantado su voz contra las exclusiones. Compartimos la posición de los líderes de la región que han reclamado con firmeza que todos tienen que ser invitados en pie de igualdad”, dijo Díaz-Canel.

Cabe aclarar que Washington dijo en un principio que no pensaba invitar “a estos países porque no respetaban la democracia”.

Pero los países no invitados no se quedarán sin Cumbre, pues ya convocaron para este viernes la XXI Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). En donde participan los líderes de Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Con información de El Financiero