Contratación de protestas: el negocio de las manifestaciones

¿Necesitas manifestantes o periodistas rentados? Estas empresas las proveen.

No es nada nuevo dentro de algunos círculos de la política de EEUU y otros países, pero no muy sabido por la ciudadanía común. La venta de alquiler de multitudes es un negocio muy lucrativo como lo describió la cadena CNN Business en el 2018. Empresas enteras dedicadas a rentar cientos o hasta miles de personas para llenar una arena o un evento.

Durante años, los partidos políticos en EEUU, se han acusado unos a otros de pagarle a la gente para que llene un lugar para que parezca una movimiento de base social o una muestra real de apoyo a un candidato o partido. Y en México, la oposición, la cual le gusta copiar todo lo que hagan en el extranjero, pues no es la excepción tampoco, el clásico ‘acarreo’.

Pero en las últimas protestas en la ciudad de México se han logrado traer aún más gente de lo habitual, y siempre misteriosamente acompañada de muchos camarógrafos y videografos profesionales.
Durante una de las protestas en contra del gobierno de Lopez Obrador, muchos admitieron en cámaras que fueron contratados para protestar o marchar en contra del gobierno actual, otros ni sabían por qué causa marchaban. Y esto es una nueva táctica que la oposición copió de sus vecinos del norte, Estados Unidos.

“HEMOS LOGRADO QUE LOS GOBIERNOS APRUEBEN PROYECTOS EN EL SECTOR ENERGÉTICO, EN PETRÓLEO, GAS NATURAL, SOLAR Y EÓLICO.”

En EEUU, incluso hay un término llamado “astroturfing” que se refiere a las bases sociales “falsas” que pretenden imitar al activismo ciudadano real y genuino. Se pueden encontrar referencias a esto, incluso a nivel mundial, desde hace años. o “Make It or Break It”

Pero ahora ha surgido una nueva tendencia, la “contratación de protestas”. Con todos los acontecimientos recientes últimamente, esta nueva tendencia se ha puesto en el centro de atención; especialmente los eventos más grandes, de escala regional o nacional, que parecen ocurrir simultáneamente en EEUU, en México y Hong Kong. No tanto las marchas locales más pequeñas, sino las marchas a mayor escala.

Encontramos dos de estas empresas privadas que proporcionan servicios de alquiler de multitudes de masas para diversos fines. Una de esas empresas se llama Crowds on Demand. Su sitio web proporciona personas que se utilizarán para protestas, eventos políticos, audiencias, trucos de relaciones públicas, manifestaciones y actividades de promoción. Crowds On Demand tiene su sede en Beverly Hills, CA, y su página web tiene un claro ambiente de relaciones públicas estilo Hollywood.

Hay otro sitio web de una empresa que encontramos que parecía ser mucho más sorprendente. Se llama Demand Protest (Ordena Protesta). Este sitio no incluye una dirección física, ni una base de operaciones, pero algunas de sus ofertas te llamarán la atención.

Ofreciendo demostraciones, movimientos, inteligencia y entrenamiento.

Reclutamiento. El sitio dice que su máxima prioridad es evitar que las asociaciones “regresen a usted” (es decir, que el cliente que contrata no sea descubierto).
Negación. El sitio dice que ellos toman todas las precauciones de mantener a los clientes en secreto y contratar solo a las mejores personas, y dice, “pueden asegurarse de que todas sus acciones parecen genuinas para los medios y otros observadores públicos”

El sitio también explica que cuando necesitas la apariencia de indignación, ellos pueden entregar lo que ellos llaman “escalar” y dicen que mantienen intacta tu reputación como cliente.

El sitio web tiene un lugar para solicitar información, y explican que ellos pueden convertirse en un ‘operativo’ (estilo la agencias de inteligencia). También hay un número de teléfono al los clientes pueden llamar. Pero el resto del sitio carece de detalles. Los ‘testimonios’ de algunos de sus clientes se refieren a estos como un ejecutivo desconocido de una empresa sin nombre, y dice, “inserte aquí el tipo genérico de negocio o grupo.”

Demand Protest, da la sensación de tener un tipo de negocio muy clandestino. Vale la pena visitar la página para que cualquiera pueda examinar el sitio por si solo, y así tomar tus propias conclusiones.
A continuación, se muestra las captura de pantalla de la página y anuncio de Facebook de la empresa Demand Protest.

Fuente: Captura de pantalla
Fuente: Captura de pantalla
Captura de pantalla

Y para concluir, también descubrimos que hay igualmente reporteros y periodistas de renta.

Una de las empresas que ofrecen esos servicios se llama Pay Desk (paydesk.co), y parece tener sede en Colombia, pero los periodistas que contrata son americanos y de muchos otros países. La empresa explica que proveen un mercado para conectar a políticos, empresas, cadenas de TV y periódicos con periodistas de todo tipo alrededor del mundo.

La página muestra algunos de sus clientes con los que trabaja.

Y su servicios se anuncian así:

“ENCUENTRA UN PROFESIONAL DE LOS MEDIOS
“Busca un corresponsal que se adapte a tus necesidades. Nosotros en Paydesk contamos con más de 7000 profesionales de los medios que pueden informar desde más de 165 países. Ya están listos en esos lugares para que puedan reaccionar rápidamente y sean expertos en su campo.”

Amazon, dueño del periódico el Washington Post, es otro medio de comunicación que ha igualmente puesto el periodismo al mercado, convirtiendo la información en un negocio al servicio de corporaciones y grupos políticos. Washington Post también rentan periodistas y venden historias a través de un portal abierto públicamente al mejor postor, pero muy conocido por el público en general .

Pero no solo son estas las únicas empresas que han puesto al mercado la información, ya que este negocio se ha convertido en una práctica muy usada y poco discutida públicamente, sobre los medios de comunicación.

El ex candidato presidencial Senador Bernie Sanders, durante su campaña presidencial escribió un manifiesto tentando salvar la prensa libre y advertir a la ciudadanía sobre los monopolios de los medios de comunicación en manos de multimillonarios.

Por supuesto, como era de esperar, casi ningún medio de noticias publicó el manifiesto del Senador progresista, más que solo Fox News lo hizo, y solo para burlarse de él. Sanders demandaba en su manifiesto a multimillonarios de haber tomado posesión casi completamente de la prensa en todas sus formas en los medios de comunicación.

Sanders acusó a los multimillonarios de ser buitres por usar a los medios de comunicación como herramienta política para sus propios intereses económicos, y los acusó de haber causado el despido de miles de periodistas honestos e independientes en los últimos tiempos. De igual forma, Sanders enfatizó que estas corporaciones de medios y prensa, las cuales estos multimillonarios ahora son dueños, ya no dejan a los periodistas formar sindicatos y muchos ahora son solo freelancers, contratistas y sin ningunas regalías o seguro médico o trabajo estable.

A su vez, Sanders expresó que la prensa fue diseñada para informar a la ciudadanía, no para intereses económicos de empresas privadas. Advirtió el Senador que esto es muy peligroso para la democracia. Y no es de menos, en EEUU solo 15 billonarios son dueños de todas los medios de comunicación, así lo publicó la revista Forbes– no para condenar sino para celebrarlo.

“Después de años de una compra frenética por parte de los multimillonarios por comprar todo tipo de medio de comunicación—hasta blogs de influencers– estos medios se han convertido en monopolios,” advirtió Sanders. Actualmente, solo 5 empresas son dueñas de todos los medios más importantes de comunicación nacional e internacional.

Esto nos deja unas preguntas:
¿Acaso el neoliberalismo nos ha llevado a este nivel de descaro? Y cómo entonces puede la ciudadanía confiar en lo que los medios convencionales dicen cuando es claramente real lo que repetidamente ha dicho el presidente López Obrador, sobre que “la información ahora es comercializada.”

Y desgraciadamente no para el beneficio de los pueblos del mundo, si no a beneficio de grupos de intereses económicos, el cual en la mayoría de casos las noticias son usadas, manipuladas, tergiversadas, exageradas, y terminando en muchos casos causándole daños enormes a la democracia y a los derechos humanos.

Escribiremos después una nota más extensa sobre el fenómeno de rentar periodistas, el cual va de par en par con las protestas pagadas. Y muchos en México inclusive han notado como este tipo de protestas siempre están acompañadas por decenas de periodistas freelancers, fotógrafos y videógrafos profesionales, algunos conocidos y otros ni idea quienes son.

Fuentes:
Paydesk
Crowds On Demand
Demand Protests
CNN (The lucrative business of crowds for hire)