Después de un litigo con más de 10 años de duración, los habitantes de la comunidad oaxaqueña de San Bartolo Coyotepec finalmente lograron que la Comisión Nacional del Agua (Conagua), retirara la concesión a la  refresquera y embotelladora Gugar, debido a que la envasadora ya no es propietaria del inmueble en el que se ubica el pozo que le fue concesionado, por lo cual dejará Oaxaca en cuatro años.

Y es que la empresa llegó a San Bartolo Coyotepec hace 20 años,en 2002, con un poder notarial para instalar una planta donde únicamente se fabricarían taparroscas, sin embargo, cinco años después los habitantes se dieron cuenta que en ese sitio se comenzó a embotellar agua purificada, entre otros productos de su portafolio, por lo que decidieron iniciar un juicio ante un tribunal agrario por afectaciones en el abasto de agua para la comunidad, el riego y la ganadería, exigiendo además, la restitución de 14 hectáreas que actualmente posee la empresa refresquera.

Así, después de 10 años de litigios, un tribunal agrario determinó en 2018 que la empresa deberá restituir las tierras al municipio de San Bartolo Coyotepec, sin embargo, también se determinó que se debía otorgar una indemnización hacía Gugar por más de mil 103 millones de pesos.

Finalmente, los habitantes de la comunidad, encabezados y asesorados por el activista y exdiputado local por el Partido del Trabajo (PT) Flavio Sosa, lograron firmar un acuerdo que da por concluido el conflicto de tierras y la  explotación de agua, en el que la empresa se compromete además, a restituir 17 hectáreas de tierra, mientras le permitan permanecer cuatro años más en las naves industriales y oficinas administrativas que construyó en tierras de San Bartolo Coyotepec.

El acuerdo se dio mediante una asamblea comunitaria y junto con autoridades agrarias y municipales dieron hasta el 5 de septiembre para que la embotelladora deje de operar o, de lo contrario, las instalaciones serán tomadas por los pobladores, explicó la junta de representantes en rueda de prensa.

El exdiputado Sosa aseguró en la misma rueda de prensa, que la comunidad no piensa pagar un centavo a Gugar, ya que por varios años hizo negocio con los recursos naturales del municipio: “No vamos a hacer ninguna acción violenta en contra de ellos, el 5 de septiembre se va a ocupar pacíficamente la tierra que es de San Bartolo, le pedimos a Gugar que se retire, ya robó demasiado, ya extrajo demasiado, adelante, borrón y cuenta nueva, que se vaya”.

Mientras que, por su parte, el también exlíder de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) señaló que la comunidad vigilará el actuar de las autoridades: “Alejandro Murat tiene que decir. ¿De qué lado se va a poner? De lado del ‘bisnes’ o de lado de esta comunidad. Esta comunidad ya le dio muchos millones a Gugar y a todos sus derivados”.