SinLineaMX - Live

El Presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a hacer referencia a la grave destrucción que la empresa Calizas Industriales del Carmen (Calica), filial de la estadunidense Vulcan Legacy, ha provocado en Playa del Carmen, Quintana Roo, calificando el daño como una verdadera “catástrofe ecológica”, por lo que ordenó detener todas las actividades de extracción de caliza, utilizada para la construcción de carreteras en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, criticó a los supuestos ambientalistas que ahora se oponen a la construcción del Tren Maya y que inclusive interpusieron un amparo que provocó que un juez dictara una suspensión “definitiva” al tramo de aproximadamente 62 kilómetros del tren, en tanto se resuelve la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), ahora en proceso, por haber guardado silencio ante la devastación ambiental que por años ha causado Calica.

El mandatario anunció que el gobierno federal litigará la decisión del juez que ordenó detener las obras en una parte del tramo cinco del Tren Maya, mientras continúa la construcción en todo el resto del proyecto.

Con respecto a la empresa norteamericana, el titular del Ejecutivo Federal reiteró que se les ofrecen dos opciones para llegar a un acuerdo: la primera consiste en que el gobierno estaría dispuesto a comprarle el terreno e instalaciones, siempre que el precio sea justo, y convertirlo en un centro turístico y parque ecológico; la segunda opción permitiría a Calica convertirse ellos mismos en un destino turístico con sentido ambiental, lo que estaría más acorde con el desarrollo de la zona.

“Llegamos al acuerdo de que se iban a parar las excavaciones para buscar opciones y hacer un estudio de densidad y darles permiso para tener un centro turístico, y el permiso también para que el puerto funcionara para la llegada de cruceros, porque tiene calado suficiente, más de nueve metros. Ya este negocio que tienen de llevarse el material para Estados Unidos para hacer carreteras, no se puede, con la destrucción que están ocasionando. Pero dos opciones: les compramos; la otra opción, les damos permiso para un desarrollo turístico”, afirmó el Presidente.

Así mismo, López Obrador informó que se encuentran en pláticas con la empresa para llegar a un acuerdo benéfico para todas las partes, pero recordó que en la primera ocasión que solicitó que Calica detuviera sus operaciones, le engañaron, pues aseguraron haberlo hecho cuando no fue así.

“¿Saben qué pasó con Calica cuando nos dimos cuenta? Antes del conflicto por el trazo yo dije: Esto no puede ser”, rememoró el mandatario, por lo que ordenó la detención de la obra en una primera instancia, pues se trata de una empresa estadunidense que está causando una catástrofe ecológica, que nunca vieron los ambientalistas.

“Es un manto freático, destruyeron las cavernas, en realidad hay un daño ambiental impresionante. Nueve metros, imagínense. Y tienen bandas donde sacan el material y va al barco. Es manto freático, eso están sacando del subsuelo, de las cavernas. Entonces, ya volví a hablar con ellos”, acusó.