Luego de conocer el dictamen de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, donde se aprobó, para su discusión en el pleno, un recorte de 4 mil 913 millones de pesos a lo solicitado por el Instituto Nacional Electoral (INE) para el ejercicio de 2022, el consejero Ciro Murayama amenazó con aplicar la totalidad de esa disminución en la organización del ejercicio democrático de revocación de mandato.

Se prevé que el dictamen se someta a votación en lo general del Pleno de San Lázaro este miércoles 10 de noviembre, y que la discusión de las reservas se desahoguen a lo largo de varios días, antes del 15 de noviembre, para lo cual los legisladores del Partido Acción Nacional, Partido Revolucionario Institucional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano adelantaron en la comisión su rechazo al proyecto del PEF 2022.

Sin embargo, aun con el recorte de 4 mil 913 millones al exorbitante gasto que solicitó para 2022, (INE) podrá organizar la consulta de revocación de mandato presidencial, consideró Morena en la Cámara de Diputados, pues como sostiene Mario Delgado, dirigente nacional de Morena,  en el instituto comicial hay “despilfarro y excesos”, a los que están acostumbrados los consejeros, quienes “son absolutamente inconscientes de que el presupuesto público no es del gobierno, es del esfuerzo de millones de mexicanos que trabajan y de empresas que también contribuyen con sus impuestos”.

Y es que, si el INE evita los gastos superfluos que hasta ahora viene realizando, como sucede en alimentos y vehículos de lujo, contaría con un presupuesto suficiente para hacer frente a los procesos electorales programados para el próximo año, así como para cumplir sus obligaciones constitucionales y las previstas en leyes secundarias.

Al comparar el presupuesto sugerido en el dictamen y el aprobado para 2019, cuando tampoco hubo elección federal, señaló que el instituto tendrá un aumento de más de 4 mil millones de pesos para el próximo año, es decir, 13.32 por ciento más. Si se contrasta con el de 2020, el incremento sería de más de 4 mil 300 millones. Dicho aumento alcanzaría para el proceso de revocación de mandato, que tendría un costo de 3 mil 830 millones de pesos, según estableció el propio instituto en su propuesta de presupuesto.

Sin embargo, para el consejero Ciro Murayama parece impensable eficientar la gestión administrativa de los recursos, así como limitar sus gastos con cargo al erario en lujosos restaurantes, por lo que está dispuesto a sacrificar el primer y más relevante ejercicio democrático en la historia reciente de nuestro país, antes que privarse de esos privilegios.

El Consejero Electoral, Ciro Murayama, dijo en entrevista que de realizarse el recorte presupuestal propuesto por los legisladores, será un golpe tremendo para el Instituto que lo dejaría fuera de la posibilidad de organizar la revocación de mandato, debido a que se plantea reducir un 26 por ciento del monto solicitado.