Caminito de la escuela: tecnología en el regreso a clases

Equipo editorial de CanalesTI

A unas horas de haber concluido la primera jornada del regreso a clases, quedan en el aire muchas preguntas sin responder y una enorme incertidumbre. Aun ahora, muchos padres siguen sin saber si las opciones que eligieron (presencial, virtual o híbrido) fueron las correctas.

En noviembre del 2020, INEGI realizó una encuesta para evaluar el impacto del COVID-19 en la educación (ECOVID-ED). La encuesta se centra en evaluar el impacto en la población inscrita en el sistema educativo público y privado para personas de 3 a 29 años (no aborda el impacto en la calidad del proceso educativo). Además, la encuesta identifica el uso de herramientas de educación a distancia, razones para no continuar estudiando, horas dedicadas al estudio, entre otros aspectos.

El impacto en el nivel de escolaridad es muy negativo y tiene consecuencias de largo plazo:

  • 740 mil estudiantes no concluyeron el ciclo escolar 2019-2020.
  • 2 millones de personas no se inscribieron en el ciclo escolar 2020-2021.

Por otro lado, la pandemia se identifica como la principal razón para el abandono escolar pero las causas específicas fueron:

  • Problemas económicos como la pérdida de empleo de alguien en el hogar (38%).
  • No tener acceso adecuado a medios para la educación a distancia (carencia de dispositivos e Internet, cierre de escuelas, falta de maestros o la pobre funcionalidad del aprendizaje a distancia, 37%).
  • Otras razones como que la madre, el padre o el tutor no pudo estar pendiente del estudiante (26%).

El aprovechamiento de los cursos a distancia se complicó aún más porque muchos de los alumnos tuvieron que compartir los dispositivos. En el caso de la población de primaria, 75% de la población tuvo que compartir el aparato con alguien más; sólo 21% disfrutó de un uso exclusivo. En contraste, 68% de los universitarios tuvieron acceso a un aparato de uso exclusivo.

Lógicamente, la posibilidad de un uso exclusivo de aparatos se asocia al estrato socio económico. Una minoría de los hogares de bajos ingresos cuenta con al menos una PC y acceso a Internet. Y aquellos donde hay, tuvieron que compartirlos. No es difícil concluir que la deserción afectó más a esta población y a sus perspectivas de movilidad social ascendente.

Por ello y a más de un año de suspendidas las clases presenciales en México por la pandemia de COVID-19, el regreso paulatino a las aulas demuestar que se requieren no sólo medidas sanitarias, sino alternativas como el modelo de educación híbrido.

El esquema híbrido consiste en que una parte de los alumnos esté presente en el salón de clases y la otra permanezca conectada desde casa a través de una plataforma de videoconferencia. Para lograrlo se requiere una instalación tecnológica y una estrategia pedagógica.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Escuelas Particulares (ANEP), hasta 20,000 instituciones en todo el país estarían en riesgo de cerrar definitivamente debido a la pandemia.

Además reportó que, a inicios de este año, de las 48 mil escuelas privadas de todos los niveles educativos, estaban funcionando sólo 30 mil, pues algunas ya cerraron de forma definitiva y otras prefirieron no trabajar en el ciclo escolar 2020-2021.

En enero pasado, Alfredo Villar, presidente de la ANEP, detalló que de los 5.5 millones de estudiantes del sector privado, alrededor de 2.2 millones podrían pasarse a escuelas públicas.

El aula híbrida se basa en un modelo de aprendizaje que combina la pedagogía y la tecnología para resolver los desafíos que representa la enseñanza a partir de la emergencia sanitaria.

Lo ideal es que esta integración tecnológica del aula funcione mediante tecnología 4k, lo que permita al docente desplazarse en el salón de clases y no estar sentado frente a la computadora. Una cámara va siguiendo el trabajo en clase, y de esta manera los alumnos que se encuentren en casa tendrán la percepción de estar en el aula.

Ernesto Núñez, director de contenidos de UNOi, destacó que para conseguir que las clases en este formato produzcan aprendizaje, es fundamental contar con una estrategia pedagógica para este tipo de ambiente, así como una capacitación docente adecuada.

“Ponemos especial énfasis en dotar al docente con contenidos educativos de primer nivel y estrategias pedagógicas claras para activar la curiosidad de los estudiantes primero y después exponerlos a información de calidad que les permita construir su propio conocimiento desde múltiples perspectivas, incluso en este tipo de formatos complejos como el híbrido”, dijo Núñez en la presentación del proyecto.

El costo por la instalación de la tecnología y la capacitación docente es de entre 6 mil y 7 mil pesos, que serían cubiertos por los padres de familia cada año. Esto sólo en caso de que los colegios decidan adoptar el modelo de aula híbrida.

Crece la venta de PC

Los teléfonos inteligentes fueron los dispositivos más utilizados para conectarse a Internet; sobre todo por los alumnos de primaria y secundaria.

Las computadoras fueron el segundo medio de acceso más usado; una cuarta parte de los estudiantes las utilizó. Entre las computadoras, las portátiles fueron las más populares; sobre todo, entre los estudiantes de educación superior, ya que más de la mitad se apoyó en ellas.

Por último, las televisiones digitales y las tabletas fueron aprovechadas por una minoría. De ahí que, por el regreso a clases, la venta de computadoras en México creció 28%.

Si bien la situación provocada por la pandemia ya no es nueva, de acuerdo con un estudio de IDC y datos del INEGI, la emergencia sanitaria hizo más evidentes algunos de los problemas relacionados con la educación en México, en donde 16 millones de hogares no tienen conexión a Internet, y de una población estudiantil de 38 millones, sólo el 86% están inscritos; del resto, 6%, no se inscribieron por alguna causa de la actual emergencia sanitaria, y 8% no lo hicieron por falta de dinero o recursos económicos.

En este contexto, IDC espera un 2% de crecimiento en ventas de equipos de cómputo y tabletas, principalmente en la categoría de laptops. Este mercado presenta un crecimiento de 28% con relación al 2020, y se espera que el 75% de las laptops correspondientes al tercer trimestre de 2021 se vendan durante la temporada de regreso a clases.

Sin embargo, solamente para ofrecer laptops a cada miembro de un hogar que ya posee una (44.3%), se requieren poco más de 28 millones de equipos. Lógicamente, para cubrir a los hogares que no tienen ninguna por recursos económicos escasos, se requieren mucho más, poco más de 70 millones; un potencial teórico sumado de casi 100 millones de laptops.

Dada esta enorme brecha, no es sorpresa que durante el 1er trimestre se haya disparado la venta de Laptops a 28% anual, aun y cuando el desabasto sigue afectando la plena satisfacción de la demanda.

Para este año, sin embargo, los compradores están buscando especificaciones más robustas, por lo que se verá favorecida la gama media de las laptops, es decir, aquellas en un rango de entre 14 mil y 18 mil pesos.

Aunado a la alta demanda de equipos de cómputo que persiste, el problema del desabasto de componentes electrónicos ha creado retrasos de volumen en todas las marcas, por lo que hay menos oferta de modelos, y precios más altos.

Esto abre la oportunidad a la venta de tabletas más poderosas, por lo cual se espera que las de gama alta, en el rango superior de los 7 mil pesos, sean las más buscadas como el principal sustituto de las laptops, y los analistas incluso ven que los usuarios buscarán renovar su laptop hasta el Buen Fin, con la esperanza de que los precios bajen.

El mercado de impresión en México proyecta una recuperación importante que no se veía desde el 2018, y aunque no llegará a los niveles prepandemia, el crecimiento que se espera será de un 18%, equivalente a más de 400,000 unidades.

La categoría que más oportunidad tiene es la de tinta continua, y aunque se busca más la categoría de impresión láser sobre la de tinta tradicional de cartucho, ésta puede salir en oferta por escasez de las impresoras láser.

En el mercado de monitores se prevé un crecimiento de doble dígito para este año, después de haber caído el año pasado. De los monitores adquiridos en esta temporada, 60% serán de tamaños 19, 22 y 24 pulgadas, y el mejor volumen de ventas estará en la banda de precio de entre 2 mil y 4 mil pesos.

Para finalizar el reporte, IDC contempló el tráfico de Internet, vital para las clases híbridas, y reveló que en 2021 ha llegado a 16,000 petabytes totales, que equivalen a 13 años de películas ininterrumpidas.

La distribución del tráfico sigue favoreciendo a las conexiones fijas, con 87%, contra un 13% de tráfico móvil, aunque este último irá ganando terreno debido a la llegada inminente de las redes 5G.

En el caso del tráfico fijo, la velocidad contratada aumentó rápidamente a partir del 2015, y a partir de la pandemia, han crecido las contrataciones de más de 100 Mbps, en los mercados en los que está disponible.

Precisamente en este aspecto, IDC indicó la necesidad de mejorar la disponibilidad de altas velocidades, lo mismo que la infraestructura, cobertura y precio, prestando particular atención a la infraestructura local, como los ruteadores caseros, por ejemplo.

El reto de la conectividad

En prácticamente todo el mundo, la pandemia obliga a los diferentes sectores industriales, gobiernos e individuos a tomar parte, ajustar agendas y adaptarse a la situación. El sector educativo no es la excepción. De hecho, el fin de curso pasado debió concluirse en línea y se vieron suspendidas actividades presenciales y todo tipo de eventos previamente planificados, incluyendo exámenes de admisión, ceremonias de cierre, premiaciones, graduaciones y más.

El sector educación en México era uno de los más atrasados en el tema de transformación digital. Antes de la pandemia, 80% de los salones de clases estaban desconectados de internet y tras este periodo dicho asunto se volvió una variable de primera necesidad.

Y es que durante la emergencia sanitaria fue notorio que las instituciones educativas habían puesto atención sólo en el desarrollo de sus instalaciones físicas, pero no en el de los campus virtuales, es decir, infraestructuras digitales a partir de las cuales se lograra una relación entre los maestros, los contenidos, los padres de familia y los estudiantes.

El fabricante de computadoras, Lenovo, está notando por ejemplo un incremento en la inversión de las escuelas para el desarrollo del entorno tecnológico, principalmente en instituciones privadas, donde los estudiantes tienen dispositivos para tomar clases desde casa, o aulas con las herramientas aptas para los modelos híbridos.

Sin embargo, en el grueso de la población estas circunstancias no se pueden replicar y, de hecho, los alumnos cada vez se han alejado más de las escuelas. De acuerdo con datos de la Encuesta para la Medición del Impacto de COVID-19, publicados por el INEGI, más de cinco millones de estudiantes no se inscribieron al ciclo escolar 2021, por razones relacionadas a la crisis de la pandemia.

Al respecto, cifras del estudio Educación en Línea México 2021, elaborado por la Asociación de Internet MX y OCC Mundial apuntan, que tras más de un año de clases virtuales, el 66% de los profesores está muy o algo capacitado para este tipo de enseñanza; no obstante aún existe 13% de los maestros en México que están poco o nada capacitados para llevar a cabo sus labores en los entornos digitales.

Por motivos asociados a la COVID-19 o por falta de dinero o recursos, no se inscribieron 5.2 millones de personas (9.6% del total entre los tres y 29 años) al ciclo escolar 2020-2021, apuntó el instituto en su informe, en el cual también se mencionó que 1.8 millones de estudiantes no pudieron concluir el ciclo anterior, de los cuales 1.5 millones correspondió a escuelas públicas y 243,000 a privadas.

Para el ciclo escolar que recien inicia, si bien la incertidumbre aún permanece, hay algo que está claro: en cualquiera de los escenarios, sea que se regrese a las aulas, se opte por un esquema híbrido o haya que continuar con la educación online, una óptima conectividad será crucial en esta “nueva normalidad” del regreso a clases.

Según una reciente investigación de educacionfutura.org , 66.4% de los alumnos de educación media superior y superior tienen una deficiente conectividad a internet, además de que el subsistema de telesecundaria más experimentado en el uso de la TV educativa enfrenta problemas de acceso a internet, y 58% de las 116 universidades e instituciones de educación superior públicas y privadas, reportan tener carencias en esta materia, con 55% de sus alumnos y maestros admitiendo falta de capacidades en el uso y manejo de plataformas tecnológicas.

La experiencia de los meses previos ha sido contundente en la necesidad de tomar de una vez por todas la ola de la transformación digital en el sector educativo. Existen herramientas y caminos que lo hacen posible, con el auxilio de tecnologías para implementar, administrar y monitorear redes alámbricas e inalámbricas (ya sea on-premise o en la nube), que con soluciones para crear tanto el aprendizaje móvil y a distancia como el salón de clases digital, incluyendo todo lo que está en medio.

¿Cómo conformar una robusta infraestructura para un aprendizaje ininterrumpido?

Primero, hay que considerar que éste implica construir infraestructuras alámbricas e inalámbricas (WLAN) inteligentes; tener una estrategia de BYOD para estudiantes, catedráticos, administrativos e invitados; invertir en seguridad, y optar por una gestión de redes integrada para simplificar la tarea. Por ahora, son 5 los pasos prioritarios que las escuelas deben asegurarse de dar para hacer frente a la situación actual. Aquí los enlistamos, incluyendo las tecnologías que los hacen posibles:

  1. Seguir permitiendo que profesores y personal trabajen desde casa. Es posible que se extienda el confinamiento unos meses más. Para ello, los Access Point remotos (RAP) llevan la red y políticas de seguridad hasta la ubicación de cada empleado, mientras los agentes de intranet virtual (VIA) permiten que sus equipos portátiles y demás dispositivos móviles se conecten a las redes de forma remota, segura, transparentemente para los usuarios.
  2. Aprovechar el poder de la nube. Ésta no sólo ha resultado ser valiosa para los usuarios, sino también para las áreas de TI, ya que brinda visibilidad, permitiéndoles administrar sitios remotamente. Mientras se imparten cursos y se ofrecen servicios online, existe ya tecnología que facilita la gestión de conexiones a la red.
  3. Prepararse para reinventar el aprendizaje en las instalaciones escolares. Las instituciones educativas necesitan una conectividad Wi-Fi y cableada segura, de grado empresarial y confiable como nunca antes. En el salón de clases –una vez que se retorne a ellos– la enseñanza en la era digital demandará el uso de cada vez más dispositivos móviles, por lo que expandir el uso de Wi-Fi más allá del salón de clases y los laboratorios (a jardines, áreas comunes, estacionamientos, entre otros) es importante, así como la gestión centralizada de VPNs y todo tipo de redes (cableadas, inalámbricas y extendidas).
  4. Garantizar el acceso protegido a datos confidenciales. Los administradores y catedráticos requieren tener acceso a información confidencial desde casa (para consultar y actualizar datos estudiantiles, hacer pagos, etcétera) como si estuvieran en los campus o instituciones educativas, y en este sentido tecnologías como RAP y VIA mencionadas arriba permiten a las áreas de TI de las escuelas garantizar las conexiones seguras.

De igual modo, también es crítico que las redes en las instalaciones del colegio estén protegidas de ciberataques como el ransomware y otras vulnerabilidades. Aquí hay que incorporarsoluciones que empleen controles de accesos dinámico, basados en roles, así como seguridad reforzada a lo largo de las redes y para los equipos que se conecten a ellas, incluso desde casa.

  1. Ir más allá, con el IoT. En la batalla por la crisis sanitaria, el Internet de las Cosas es un gran aliado de las escuelas: cámaras infrarrojas que detectan fiebre y sensores de proximidad y ubicación que alertan el espacio entre individuos son dos claros ejemplos. La infraestructura de red es clave para entregar al personal adecuado los datos que generen estos dispositivos, al igual que el que puedan proporcionar wearables, mapas de calor corporal, aplicaciones de rastreo de contactos, etc.

Revolución digital en las aulas

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), una de cada cinco unidades económicas utiliza Internet para desarrollar sus actividades, además de ser uno de los principales instrumentos en las unidades económicas para la búsqueda de información sobre bienes y servicios, los trámites o gestiones gubernamentales y las operaciones bancarias y financieras.

Por este motivo, es de gran importancia mitigar la brecha digital lo que permitirá que más personas tengan acceso a servicios de salud y educación, a más oportunidades profesionales y a que más empresas, desde pequeñas hasta grandes, puedan utilizar la tecnología como factor de innovación, aceleración y crecimiento.

Con los cambios sufridos en el último año por la pandemia, la importancia de una infraestructura que permitiera la conectividad no sólo fue clave para los negocios, sino también para el sector educativo.

La educación a distancia y el regreso a las aulas, supone un redescubrimiento de las herramientas digitales para incorporarlas al sistema de educación digital tanto en universidades públicas como privadas, dando pie al modelo de Educación Híbrida, en el que se combina la educación tradicional con las clases en línea, creando modelos educativos flexibles y acordes a los nuevos tiempos.

De acuerdo a Guillermo José Álvarez, rector de la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez (UTCJ), “El mayor aprendizaje que tuvimos en esté último año ha sido la adaptabilidad de nuestro cuerpo docente, me parece que el reto que nos trajo la pandemia fue adaptarnos a una educación y a un proceso de aprendizaje distinto al que estábamos acostumbrados y del cual hemos aprendido mucho y nos ha dado las bases para un nuevo modelo para la educación del siglo XXI”

La alianza entre educación y la tecnología permite asegurar que estamos en el camino correcto para cerrar la brecha de oportunidades educativas y tener una educación incluyente

Es entonces que la tecnología funge como un facilitador en temas de equidad e igualdad, permite llevar la educación a comunidades rurales que difícilmente tiene acceso a conectividad y aquellos niños que no pueden estar conectados en tiempo real con el profesor, ya que deben compartir un dispositivo electrónico o por temas de conectividad.

Ciberataques en la vuelta a la escuela

A lo largo de los próximos días, muchos alumnos irán volviendo al colegio de manera gradual. Como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, son muchos los niños y niñas que se verán obligados a vivir este curso a través de clases virtuales para evitar el aumento de contagios. Esto ha llevado a los padres a hacerse una serie de preguntas clave sobre cómo mantener a los pequeños a salvo en el mundo virtual mientras aprenden a distancia, así como dudas acerca de la seguridad de las tecnologías y aplicaciones que se utilizan para la formación a distancia.

Las preocupaciones de los padres son normales. Los datos son alarmantes, puesto que se han registrado más de 35.149 nuevos dominios en torno al tema la vuelta a los colegios en los últimos 3 meses. De estos, 512 se consideraron maliciosos, y otros 3.401 sospechosos de serlo. La cifra más alta de dominios registrados se produjo entre julio y principios de agosto, cuando la cantidad semanal de dominios sospechosos de regreso a la escuela aumentó casi un 30% en comparación con las cifras semanales de junio y julio.

En la primera mitad de 2020, los investigadores de seguridad de Check Point, por ejemplo, llevaron a cabo una minuciosa revisión de los sistemas de administración del aprendizaje que permiten desarrollar clases online. Algunos de los más populares utilizan el software complementario de WordPress conocido genéricamente como plugin. Gracias a la investigación llevada a cabo por la compañía se descubrieron fallos de seguridad en tres de los plugins de WordPress para la enseñanza más populares: LearnPress, LearnDash y LifterLMS, lo que demuestra que estas herramientas tecnologicas eran vulnerables.

Por otra parte, es necesario destacar los peligros a los que se enfrentan los alumnos que han dado el paso hacia la educación online. Además de amenazas ya conocidas como el phishing, el ransomware o el ciberbullying (según datos del Cyberbullying Research Center, el 37% de los jóvenes entre 12 y 17 años han sido acosados online, de los cuales 3 de cada 10 han sido víctimas en más de una ocasión) y el 30% de ellos lo han sufrido más de una vez), el aumento del uso de servicios de videoconferencias ha generado un nuevo peligro: el Zoombombing. Por medio de esta práctica, una persona no invitada se une a una reunión de Zoom con el objetivo de compartir imágenes o contenido no adecuado de carácter racista o incluso pornográfico.

Consejos de ciberseguridad para la vuelta al colegio para los estudiantes

  • Cubrir la cámara web: apagar o bloquear las cámaras y los micrófonos cuando no se está en una clase virtual. Además, es importante asegurarse de que no hay información personal a la vista de la cámara en todo momento.
  • Hacer clic solo enlaces de fuentes de confianza: al acceder a la plataforma online del colegio, es imprescindible que sólo se haga clic en los enlaces que son compartidos por el anfitrión o co-anfitriones. Asimismo, sólo se debe acceder a la plataforma través del portal propio de cada colegio, y no mediante enlaces que se reciben en correos electrónicos, para evitar intentos de phishing.
  • Usar contraseñas seguras: los cibercriminales a menudo intentan descifrar las contraseñas, especialmente las cortas y sencillas, por lo que añadir complejidad (combinar letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos) a su contraseña se lo impedirá.
  • No compartir nunca información confidencial: no se debe pedir a los estudiantes que compartan información confidencial a través de las herramientas online. Deben mantener toda la información personal fuera de las plataformas de almacenamiento en la nube.

Consejos de ciberseguridad para los padres y madres

  • Hablar con sus hijos e hijas sobre el phishing: enseñar a los niños y niñas a no hacer nunca clic en los enlaces de los mensajes de correo electrónico antes de consultar con los progenitores.
  • Denunciar el ciberacoso: explicar a los hijos que los comentarios hirientes o las bromas que se hacen online no están bien. Asimismo, es imprescindible que entiendan que deben acudir a sus padres inmediatamente si experimentan o ven a alguien más experimentando ciberacoso.
  • Los dispositivos nunca deben permanecer sin vigilancia: los hijos e hijas tendrán que entender que dejar un equipo (tablet, PC, etc.) en manos no deseadas puede ser perjudicial. Los cibercriminales son capaces de acceder a sus dispositivos asumiendo la identidad de un niño o niña online.
  • Establecer controles parentales: establecer la configuración de privacidad y seguridad de los sitios web a su nivel de comodidad para compartir información.
  • Aumentar la conciencia: la adquirir nociones y habilidades básicas en ciberseguridad es importante, incluso para los niños más pequeños. Invertir tiempo, dinero y recursos para asegurarse de que los niños son conscientes de las amenazas y precauciones de ciberseguridad es clave.

Consejos de ciberseguridad para las escuelas

  • Utilizar un software anti-virus: asegurarse de que las computadoras portátiles y otros dispositivos están protegidos por un antivirus evita que descarguen accidentalmente cualquier tipo de malware. Además, es imprescindible mantener las actualizaciones automáticas de ese software antivirus, para que esté al día.
  • Establecer un fuerte perímetro online: las escuelas deben establecer cortafuegos y gateways de acceso a Internet para proteger las redes escolares de los ciberataques, los accesos no autorizados y los contenidos maliciosos.
  • Revisar a fondo los proveedores de terceros: las escuelas deberían asegurarse de que examinan a fondo a todos los proveedores de plataformas de terceros que utilizan.
  • Supervisar el sistema de forma constante: los colegios y universidades deben monitorear todos sus sistemas continuamente y analizarlos para detectar actividades inusuales que puedan indicar un ciberataque.
  • Invertir en educación sobre ciberseguridad online: asegurarse de que los miembros del personal entiendan los riesgos, realizar algunas clases sobre ciberseguridad para que los estudiantes estén al tanto de las últimas amenazas.

 

Fuentes: Expansión, Canales TI, INEGI, Select, IDC, SEP, Aruba, Lenovo, Dell, Neoris, Check Point.