Avanza la 4T

Por. Diego Iván López Miguel
Twitter: @DiegoI_Lopez

El pasado domingo 6 de junio se llevaron a cabo las elecciones intermedias en México, también consideradas “las más grandes de la historia”, por el número de cargos de elección popular que se disputaron: la renovación de la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos locales y alrededor de 20 mil cargos entre ayuntamientos, regidurías y presidencias municipales. La participación ciudadana superó las expectativas, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional Electoral (INE), acudimos a las urnas el 52.7% del padrón. Era bastante lo que se disputaba en el país; la pugna del poder en México entre dos proyectos políticos: La 4T encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador; y la alianza ‘Va por México’, formada por el empresario Claudio X. González y los principales partidos de oposición PAN, PRI y PRD.

Morena y sus aliados —PT y PVEM— cumplieron el principal objetivo, lograron retener San Lázaro. La alianza ‘Juntos Hacemos Historia’ se impuso en 184 de los 300 distritos federales. La 4T tendrá en la Cámara de Diputados alrededor de 275 escaños, suficientes para alcanzar la mayoría absoluta o simple (250+1), y tener el control del presupuesto para apuntalar los proyectos sexenales de López Obrador. Hace tres años, Morena obtuvo el 37% de los sufragios en la Cámara de Diputados, en esta ocasión tendría una ligera caída colocándose en 35%. Además, en 2018 obtuvo 191 escaños en el congreso, una cifra similar o incluso mejor podría obtener en la próxima legislatura.

Por su parte, el bloque opositor ‘Va por México’ logró 109 victorias de mayoría relativa, ganando algunas posiciones respecto al desplome que tuvieron en 2018. “Los aliancistas” tendrán 198 curules, hace tres años lograron 147 posiciones en la Cámara Baja, se debe resaltar que en aquella ocasión compitieron por separado PRI y PAN-PRD. En cuanto a su porcentaje de votación, tuvieron en en 2018: PAN 17%, PRI 16% y PRD 5%; en 2021: PAN 18%, PRI 17% y PRD 3%. Porcentajes muy similares. Hubo un avance de la oposición en las curules pero no fue suficiente para arrebatarle el congreso a Morena y sus aliados. La apuesta inicial de Claudio X. González era controlar el presupuesto —ganando la mayoría de la Cámara de Diputados— pero fracasó en su intento.

En las gubernaturas Morena y sus aliados arrasaron llevándose 12 de las 15 que estaban en disputa. La 4T llegó con 6 estados gobernados y llegará a 17. Morena ganó en Baja California (reteniendo), Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas; PVEM y PT triunfaron en San Luis Potosí. La mitad del país se estará pintando guinda, en la costa del Pacífico desde Chiapas hasta Baja California —con excepción de Oaxaca y Jalisco— y gran parte del sureste y del centro del país. Asimismo, Morena tendría la victoria en 19 congresos locales de los 30 que tuvieron elecciones. Con un triunfo simbólico en Tamaulipas por el tema del gobernador García Cabeza de Vaca.

El gran derrotado de la elección es el PRI, que perdió 8 de los 12 estados que gobernaba, quedándose únicamente con Coahuila, Estado de México, Hidalgo y Oaxaca. Por su parte, el PAN logró retener Querétaro y Chihuahua, pero perdió Baja California Sur y Nayarit. El PRD perdió el único estado que tenía en su posesión, Michoacán. Movimiento Ciudadano se impuso en Nuevo León con el polémico Samuel García. La alianza ‘Va por México’ no logró ganar ninguna gubernatura, fue una derrota estrepitosa. Los partidos Encuentro Solidario (PES), Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza por México estarían perdiendo su registro al no alcanzar el 3% de las votaciones a nivel nacional.

Uno de los temas en la opinión pública fue la división política después de las elecciones en Ciudad de México. Quedó repartida la capital en dos, la mitad para Morena y la otra parte para el bloque aliancista.

En el bastión histórico de la izquierda, la 4T perdió fuerza. Morena retuvo Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco, también le arrebató al PRD Venustiano Carranza. El partido oficial perdió Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo y Tlalpan. ‘Va por México’ logró retener Benito Juárez, Cuajimalpa y Coyoacán. El bloque opositor tendrá el control de 9 alcaldías y Morena se quedará con 7. Un duro golpe para la 4T en la CDMX. Se tendrá que analizar y hacer una autocrítica de la situación y de como se llegó a este escenario; sobre todo si pretenden consolidar una candidatura presidencial entorno a Claudia Sheinbaum, que perdió territorialmente pero tendrá el control del congreso local.

En términos generales fue un triunfo para el obradorismo: el bloque proAMLO es mayoría la Cámara de Diputados; se expandió territorialmente por todo el país, obteniendo 12 gubernaturas; controlará la mayoría de los congresos locales; tendrá el manejo del presupuesto para continuar con los proyectos de López Obrador. Avanza la 4T pero tendrá que negociar con otras fuerzas políticas para realizar los cambios constitucionales que pretenda el Presidente. La próxima parada es el 2022 con la revocación de mandato. Se viven tiempos muy interesantes en nuestro país.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea