SinLineaMX - Live

Le apostaron mucho a la catástrofe que se daría al interior de Morena.

Sería la consecuencia a una elección interna, donde 3,000 consejeros serían elegidos para representar al Partido y decidir en el Congreso General que está en puerta, a nuevos dirigentes, así como los cambios en el estatuto que rige la vida interna de esta fuerza política.

Le apostaron mucho a la guerra sucia opositora en contra de esta elección, así como al “fuego amigo”, salido de las mismas entrañas de Morena.

La intención era “reventar” estas elecciones en el mayor número de centros de votación instalados. 353 en todo el país, abiertos durante el sábado y el domingo pasados.
Y los golpeadores se presentaron para realizar su trabajo. Se intentó comprar votos, con mayor o menor éxito. Hubo agresiones físicas en algunos sitios. Destrucción de urnas y quema de votos.
Pero nada de esto pudo empañar el resultado de un proceso electoral, manejado por la dirigencia de Morena en forma satisfactoria, ni la masiva participación ciudadana para elegir democráticamente a los representantes de un partido que sienten suyo.

Solo en 19 centros de votación, de los 543 abiertos, fue necesario suspender la votación, por evidentes faltas al orden establecido.

De esas 19 suspensiones, solo 5 ameritan la realización de nuevo proceso de elección.

Los números finales que deja este proceso electoral interno, son excelentes. Al grado de que el presidente López Obrador, en la conferencia mañanera de este día, extiende una felicitación a Mario Delgado y a Citlalli Hernández, por el buen trabajo desarrollado.

La fiesta opositora y de quienes apostaban por un desastre en el evento, termina en un fracaso más.

Gente al interior de Morena, como Ricardo Monreal, John Ackerman y Gibrán Ramírez, quedaron en ridículo, exhibidos públicamente al intentar sobredimensionar las fallas naturales, en el primer proceso interno donde la sociedad elige directa y libremente a sus representantes.

La gente de Claudio X González y los medios de comunicación que este viejo traficante de influencias controla, estuvieron atentos para publicar imágenes, videos y notas, donde el desaseo en las votaciones fuera evidente, o donde la violencia generada, pudiera manchar la jornada de fin de semana.
Nada de esto ocurrió. Fueron aislados los casos en que pudieron comprobarse faltas mayores.
¿Qué deja esta primera elección interna en Morena?

Primeramente, el antecedente de que sin la intervención del corrupto INE, es posible organizar eventos de participación social, donde la autoridad plena sobre los mismos, dependa principalmente del Pueblo.

La oposición tiene miedo a la Reforma Electoral, donde se propone transformar o desaparecer al INE.
Por eso su empeño en hacer ver mal la elección interna en Morena.

Querían dejar claro ante los ojos de quienes aún les son fieles, que sin el INE, toda acción de consulta o elección, termina en fracaso.
Intentaban dar oxígeno a un INE que probablemente está viviendo sus últimas horas.

Y no pudieron conseguirlo. El Pueblo de México les dio una lección de cultura cívica que no van a olvidar.

Por otra parte, y esto hay que recalcarlo, vemos a un partido político que se adueña de un solo golpe, del panorama socio-político en el país.

Quienes fueron a votar en esta elección interna de Morena, en automático y con la aprobación de ellos mismos, se hicieron militantes del partido.

El reporte final de asistentes, señala que fueron alrededor de DOS MILLONES QUINIENTOS MIL ciudadanos, los que atendieron el llamado de Morena.

Esta cifra de asistentes, se convierte también en la base del NUEVO PADRÓN ELECTORAL de Morena.

Recordemos que Morena no tiene padrón electoral reconocido ante el INE y el Tribunal Electoral, por decisión de este último órgano sancionador.
Eso ha dificultado que puedan efectuarse ajustes al estatuto interno y nombramientos en la dirigencia del partido.

En una jornada electoral de dos días, Morena, partiendo de cero, crea la base del nuevo padrón que será presentado al Congreso Nacional. Un padrón que nace con dos millones y medio de afiliados.

No existe partido político en la oposición que ni de lejos se acerque al número de militantes que tiene Morena, en esta base de padrón electoral.
Según el INE, antes de los procesos electorales del 2021 y este año, el PAN, contaba con poco más de 250 mil militantes. El PRI, con alrededor de 2 millones y el PRD, 1 millón 200 mil afiliados.

Pero esa información de ningún modo es real. Después del desastre vivido por la oposición en los dos últimos procesos electorales , su militancia decreció en forma alarmante.
El PRD prácticamente desapareció de la escena política nacional. PRI y PAN gobiernan un reducido número de Estados en el país y hemos sido testigos de la falta de apoyo que tienen dentro de la sociedad. La militancia en esos partidos comienza a abandonar al barco que se hunde.

Y después de los escándalos protagonizados por Alejandro Moreno, mismos que intentan minimizar sin éxito, las dirigencias del PAN y del PRD, ser militante opositor es un motivo de vergüenza y no motivo de orgullo.

Morena queda consolidado a raíz de este proceso ciudadano, donde no se permitió la intervención del INE.

Vendrán en poco tiempo los procesos para renovar dirigencias en el PRI y en el PAN.

El presidente López Obrador lo dijo con claridad esta mañana. “Vamos a ver que sucede con la oposición, al momento en que pongan en marcha sus procesos para la renovación de dirigencias. Es posible que recurran al INE, que es un mago para esto de las trampas que favorecen a determinados contendientes, o grupos de poder político. Va a ser interesante atestiguar eso”.
Las campañas conservadoras terminan en fracaso desde hace un buen tiempo. Y esta vez no se dio la excepción.

Por su parte, los pequeños grupos que militan dentro de Morena y que tratan de apropiarse del Partido, por la vía que sea, están plenamente identificados y son rechazados tanto por el grueso de la militancia, como por una sociedad que no se deja engañar.

Es sintomático de esto, el hecho de que John Ackerman, quien pretendía ser nombrado consejero del partido en esta elección, solo haya obtenido 64 votos a favor, en el distrito donde estuvo registrado.

La gente de Ricardo Monreal corrió la misma suerte en buena parte de los distritos en disputa.

Como en el juego de la pirinola, el tiro de Morena da como resultado “Gana Todo”

La jugada opositora dentro y fuera de Morena, señala al final “Todos Pierden”
2024 se va delineando poco a poco.

Un partido político crece y reafirma su amplio poder de convocatoria.
Mientras los partidos oposición, están de dar pena.
2024 será todo Morena. De eso hay pocas dudas.

Malthus Gamba