El Presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió esta mañana, durante la conferencia matutina, a las criticas expresadas por su hermano, José Ramiro López Obrador, en contra del titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) Adán Augusto López Hernández, pues “él puede opinar, pero no me representa, ningún familiar me representa y no son los modos, hay que buscar que haya armonía y también”.

Y es que José Ramiro se encuentra sumido en una constante lucha de descalificaciones en contra del secretario de Gobernación, acusándolo de andar “queriendo engatusar a la gente con eso de que siga López, pero hay de López a López, no se equivoquen” o de agarrar “Tabasco como si fuera su rancho, se fue y dejó a éste (Carlos Manuel Merino) de encargado que no resuelve absolutamente nada”.

Es por ello que el mandatario, aunque reiteró el gran cariño que tiene a su hermano, le recomendó mesura, que tome en cuenta la opinión de los personajes importantes y no la de sus achichincles, ya que “siempre hay lambiscones, zalameros que rodean a los personajes importantes, entonces puede ser que los personajes importantes o los que están compitiendo actúen con respeto y se traten bien y todo, pero los achichincles se dedican a estar afectando a los adversarios. Ese es un papel lamentable el de barbero”.