AMLO responde a Calderón sobre cifras de COVID-19: no ocultamos nada

Luego de que el ex mandatario Felipe Calderón acusara por redes sociales al Gobierno de México de “ocultar” las cifras reales de fallecimientos por COVID-19, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que no se oculta nada.

A pesar de que las autoridades especialistas en el tema han explicado en múltiples ocasiones el ejercicio estadístico que conforma el llamado “exceso de mortalidad”, detallando que es un cálculo para estimar el efecto periférico de la pandemia, analizando el conjunto de fallecimientos por todas las causas que ocurren en el país, y separando aquellas que han tenido algún tipo de relación con COVID-19, muchos medios aún insisten erróneamente en sumar el índice de exceso de mortalidad al número de muertes confirmadas por el virus, creando una maliciosa confusión entre la población.

Uno de estos medios que solamente alientan el miedo y la paranoia es el representado por Shaila Rosagel, quien en la conferencia mañanera del 31 de marzo, fingió no haber entendido el sencillo concepto de exceso de mortalidad y preguntó a López Obrador sobre el tema, cuestionando absurdamente el por qué las cifras rebasan las 300 mil defunciones, a lo que el primer mandatario respondió que nada se oculta y que se magnifican las cifras con el objetivo de perjudicar a su administración.

“Lo de las cifras de muertes por COVID-19 ha provocado polémica, hasta Felipe Calderón salió a exponer que eran más los fallecidos que los que se informa. No ocultamos nada”, aseguró enfático.

“Hemos hecho todo lo que hemos podido realizar, ha habido una entrega total, se ha actuado de buen corazón, con mística para enfrentar la pandemia, para evitar los fallecimientos. Adversarios y medios magnifican las cifras, y lo que se está combatiendo es lo de la peste de la corrupción”, afirmó.

Y es que, a pesar de que el tema ha sido tratado a profundidad por diversas autoridades, en distintos foros y por varios medios, algunos comunicadores prefieren hacer un uso amarillista de la importante información que revela el índice de exceso de mortalidad, en lugar de analizar los datos que nos revelan, como por ejemplo, la influencia del virus en personas con diferentes comorbilidades y rangos de edad, estudio mediante el cual se pudo determinar que grupos de personas son más vulnerables a la pandemia y protegerlas.

Pero la utilización casi morbosa de la información no solo tiene consecuencias en la difusión, sino que provoca opiniones de políticos y personajes públicos que confunden a la población, con el único fin de debilitar a la actual administración.